Economía

Lidl pagará un mínimo de 2,6 euros el kilo a los proveedores de olivar tradicional de su marca Olisone

  • La empresa de distribución lidera un proyecto para poner en valor a un sector que agrupa a 250.000 familias

  • La aceitera sevillana Migasa y UPA colaboran en la iniciativa

Claus Grande, director general de Lidl España; Luis Planas, ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación; Miguel Paradela, director general comercial de Lidl España; y Lorenzo Ramos, secretario general de la UPA Claus Grande, director general de Lidl España; Luis Planas, ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación; Miguel Paradela, director general comercial de Lidl España; y Lorenzo Ramos, secretario general de la UPA

Claus Grande, director general de Lidl España; Luis Planas, ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación; Miguel Paradela, director general comercial de Lidl España; y Lorenzo Ramos, secretario general de la UPA

La cadena de supermercados Lidl apuesta por el olivar tradicional, en los últimos tiempos muy castigado por los bajos precios del aceite de oliva y los altos costes de producción.

La cadena distribuirá en formato de vidrio aceite de oliva virgen extra de olivar tradicional bajo su marca Olisone. Y lo hará dentro de una estrategia de apoyo a los olivareros, a los que pretende remunerar con un "precio justo" acorde a los costes de producción. El valor fijado, finalmente, es de 2,6 euros el kilo "como precio mínimo garantizado". Podrá ser superior "pero nunca inferior aunque el precio de mercado esté por debajo; queremos aportar estabilidad a un sector fluctuante", se señala desde Lidl, que contó con el apoyo del ministro de Agricultura, Luis Planas, durante la presentación a los medios de esta iniciativa.

El producto se distribuirá en las 600 tiendas de Lidl en España y la red de la cadena a nivel mundial, que se extiende por más de 30 países.

En la iniciativa colaboran, por el lado de los productores, la Unión de Pequeños Agricultures, UPA, y por el de la industria, Migasa. El gigante aceitero sevillano participa como  "proveedor estratégico de Lidl en el diseño, ejecución, producción y envasado", según se informa desde la empresa.

El proyecto, que beneficia a un subsector del que dependen 250.000 familias, busca el fomento de un tipo de explotación, generalmente en pendiente, que cultiva con técnicas tradicionales, recolecta de forma manual y es "patrimonio histórico y cultural de nuestro país", dice Miguel Paradela, director general de Compras de Lidl España.

Los agricultores implicados en la iniciativa tendrán que someterse a una auditoría en la que deberán certificar "prácticas éticas, y buenas condiciones de trabajo, salud y seguridad", dice Paradela

El secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, señaló por su lado que la mejor forma de que los consumidores apoyen al sector es apoyar esta iniciativa y manifestó su expectativa de que "todo el sector comercial" adopte decisiones parecidas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios