Economía

Oleoestepa, la marca de aceite de oliva de cooperativa más exitosa

  • La firma sevillana se hace presente en las grandes cadenas de distribución como especialista de aceite virgen extra

  • A partir de mayo tendrá capacidad para triplicar su envasado y el objetivo es conquistar el mercado internacional

Línea de envasado de Oleoestepa Línea de envasado de Oleoestepa

Línea de envasado de Oleoestepa

La marca Oleoestepa –producida por la empresa sevillana del mismo nombre– es líder en el mercado nacional de aceites de oliva producidos por cooperativas. Está, con envases PET, cristal, latas y distintos monovarietales en todas los grandes de la distribución española. La firma envasa, también, para las marcas propias no sólo de Mercadona –para la que acaba de sacar el virgen extra gran selección cooperativa de nueva campaña–, sino de Alcampo, Covirán y otros como Eroski, Carrefour y El Corte Inglés.

También surte de aceite de oliva a los restaurantes de Paradores; es proveedor de los trenes AVE; su aceite está en las tortas de Inés Rosales y, como no, en los mantecados de Estepa; y en cadenas de alta restauración como la del Grupo La Máquina en Madrid. “Allá donde se genere valor, ahí tiene que estar Oleoestepa –afirma su director gerente, Álvaro Olavarría–; tenemos aceites premium y ecológicos, pero también de gran consumo: los formatos 'pet' de tres y cinco litros, para hogares y hostelería, se llevan un porcentaje altísimo de la facturación”.

Alvaro Olavarría, director-gerente Alvaro Olavarría, director-gerente

Alvaro Olavarría, director-gerente

Esta diversificación, sin renunciar a la bandera de la calidad, han elevado considerablemente la visibilidad de Oleoestepa en el consumidor, hasta el punto de que es la marca de cooperativa con mayor penetración en el mercado nacional “con diferencia”, según matiza Olavarría.

Este avance se corresponde con la voluntad de crecimiento que ha mostrado la firma a lo largo de los últimos años. Y la que muestra de cara al futuro. Actualmente, envasa diez millones de litros, aproximadamente un tercio de todo el aceite que produce (30 millones de kilos) y la intención es triplicar esta cifra. “Tenemos una buena capacidad industrial pero creo que hemos tocado techo. Se están ampliando bodegas, se van a ampliar almacenes y también líneas de envasados. Con todo ello, Oleoestepa tendrá capacidad para envasar prácticamente todo lo que produce y va a haber líneas que van a envasar 12.000 botellas por hora. Eso es una metralleta”. Las obras finalizan en mayo y se espera que ya en verano las instalaciones estén operativas.

Pasará a poder envasar 30 millones de litros, prácticamente lo mismo que el conjunto de su producción

La cooperativa pretende, con este salto, consolidarse en el mercado nacional pero, sobre todo, crecer con fuerza en el internacional, que representa aproximadamente la mitad de la facturación (105 millones en total en la última campaña). La gran mayoría de lo que exporta fuera de España es a granel, sobre todo a Francia e Italia, y después hay nichos geográficos en los que Oleoestepa está volcada y crece: EEUU y Canadá; Asia (China, Taiwan y Japón) y Centroeuropa.

“En nuestro horizonte está convertimos en un referente mundial en oliva virgen extra. Ya lo somos, de hecho, en el ámbito profesional. Cualquier empresa del sector de cualquier continente conoce Oleoestepa. Ahora queremos llegar al consumidor. Hemos empezado por España”, dice Olavarría, que no desdeña el granel si sirve para aportar a la industria alimentaria el ingrediente aceite de oliva, por ejemplo, o cuando un distribuidor –ocurre en Japón– prefiere que el producto se envase en el país donde se vende. “De todas formas –insiste– aspiramos a generar valor y se genera más con el envasado que a granel”.

Calidad antes que volumen

Oleoestepa pretende conjugar el crecimiento con su filosofía de primar la calidad frente al volumen. Ninguna cooperativa se puede unir sin más a su estructura, sino que tiene que estar dispuesta a cumplir determinadas exigencias. Ahora hay 17, que engloban a 5.500 agricultores, la mayoría acogidas a la Denominación de Origen (DO) de Estepa. Eso no significa que Oleoestepa esté cerrada a la adscripción de cooperativas que no se puedan acoger a la denominación, e incluso de un ámbito geográfico más o menos alejado. La de Villanueva de San Juan, en Sevilla, produce un aceite que deriva en la marca Maestro Oleario, ajena a la DO. “Y no pasa nada, son aceites magníficos que no corresponden a esa variedad”.

La cooperativa, con denominación o no, mantiene altos estándares de calidad, que hacen “que el 90% de los aceites sean virgen extra químicamente y sensorialmente”. Olavarría resalta este último aspecto para destacar que los catadores no tienen dudas sobre la naturaleza de los aceites de Oleoestepa. De hecho, los dos últimos informes de la OCU los sitúan como los mejores del mercado.

Uno de los secretos está en una especie de concurrencia competitiva a través de la cual Oleoestepa prima a las cooperativas por el aceite que entregan en función de la calidad. Ha establecido un sistema según el cual la masa económica que obtiene a final de campaña se reparte con este criterio, independientemente de si un aceite se ha vendido a mayor o menor precio en el mercado.

Olavarría presume de que los agricultores de la firma obtienen entre 300 y 400 euros más por tonelada que la media del mercado, y sin un coste muy superior, sólo con una mayor concienciación y con un seguimiento estricto de técnicas de producción integrada, más respetuosas con el medio.

"Un honor trabajar para Mercadona"

Todo el aceite en cristal de Mercadona –y también de Alcampo– es producido por Oleoestepa. “Para nosotros es un honor trabajar para Mercadona. Ellos tienen el 30% de las ventas de aceite de oliva en España y trabajar para el distribuidor que mueve todo eso es una satisfacción”, dice Olavarría, que quiere que se vea a Oleoestepa como el especialista del virgen extra, capaz de hacer productos a medida para cualquier operador. Es un buen momento, ya que el virgen extra ha sido la única variedad que ha crecido en un contexto de consumo estancado y según el director de Oleoestepa, es la que más va a avanzar. “Los nuevos mercados, los que se incorporan al consumo, buscan sabor y salud, experiencias nuevas. Antes se miraban más los grados y ahora se habla de hojiblanca y arbequina. Es verdad que son mercados de nichos, pero acaban abanderando el crecimiento del consumo general, sirven de banderín”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios