Economía

Sorprendente frenazo del mercado laboral en Sevilla en el peor marzo desde 2013

  • La provincia sólo baja el paro en 220 personas a pesar de celebrarse el mes pasado la Semana Santa

Sorprendente frenazo del mercado laboral en Sevilla en el peor marzo desde 2013 Sorprendente frenazo del mercado laboral en Sevilla en el peor marzo desde 2013

Sorprendente frenazo del mercado laboral en Sevilla en el peor marzo desde 2013

Un frenazo, y fuerte. Así cabe calificar los datos de paro del mes de marzo en la provincia de Sevilla, que han sido muy decepcionantes y más teniendo en cuenta que eneroy febrero, tradicionalmente malos, no lo habían sido tanto en 2018. Sevilla redujo el paro el mes pasado -que coincidió en su final con la Semana Santa- en sólo 220 personas y creó 1.748 empleos, una cifra que puede ser buena fuera de contexto, pero que es muy floja cuando en 2017 hubo 6.432 nuevos afiliados en marzo y más de 4.000 siempre desde 2014. Sevilla se queda, pues, en 204.659 desempleados y 709.724 cotizantes, cifras que todavía están por debajo de las de 2017. Desde enero, ni se ha elevado la ocupación aún ni se ha reducido tampoco el número de parados.

¿Qué ha pasado? Es difícil de saber, pero se pueden deducir cosas a partir de los datos. Hay uno, por ejemplo, muy revelador: este marzo se firmaron 10.174 contratos menos que en el mismo mes del año pasado, y la totalidad de este bajón corresponde a trabajos temporales. Eso quiere decir que para soportar el tirón de la Semana Santa las empresas han optado por mantener la estructura laboral existente, y no tirar tanto de empleo temporal. Sólo así se explica que el sector hostelero únicamente haya sumado 59 empleos en marzo. En general, la mayoría de actividades (comercio, educación, sanidad, servicios administrativos, industria) se ha comportado algo peor que en 2017 y eso ha repercutido en la cifra global. Pero hay una que se ha dado la vuelta y pasa de generar empleo a reducirlo, de subir el paro a bajarlo: la construcción. Es el único sector en el que se incrementan los desempleados, en 873, y además destruye 933 puestos de trabajo cuando el año pasado, en marzo, generó más de 900. También la agricultura, pese a bajar algo el paro en 75 personas, pierde 1.904 afiliados, pero en este caso en una línea similar a la del año pasado. Hay que recordar que estos dos sectores dependen en buena medida del buen tiempo para que haya actividad laboral y tres de las cuatro semanas de marzo fueron lluviosas.

Sea como sea, estamos ante el peor marzo para el paro desde 2012 y también el más negativo para el empleo desde 2013. De 2014 a 2017, el desempleo había disminuido en marzo una media de 2.605 personas (3.273 el año pasado), doce veces más que este año. Y, del mismo modo, la afiliación se había elevado en 5.274 de media en el mismo periodo, tres veces más que en este ejercicio.

En la perspectiva anual -es decir, entre marzo de 2017 y marzo de 2018-, hay una desaceleración clara del mercado laboral provocada por el mes de marzo. Si en febrero el paro bajaba a un ritmo de 14.331 personas en doce meses, ahora lo hace en 11.278. Y si en el segundo mes del año se creaban 25.174 empleos, cifra récord, ahora son 20.491, cifra ya inferior a los 22.631 de marzo de 2017. En cualquier caso, el ritmo de incremento de afiliados sigue siendo muy fuerte y un buen abril podría invertir la tendencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios