Economía

Abengoa evita la mayor quiebra en España gracias a su refundación

  • La junta de accionistas aprueba su nueva estructura societaria y de capital.

  • El consejo de administración, de siete miembros y presidido por Gonzalo Urquijo, también es validado.

La nueva Abengoa ya es una realidad. Y con su renacimiento evita la que hubiese sido la mayor quiebra nunca declarada en España. La junta general de accionistas de Abengoa, celebrada ayer en su sede de Palmas Altas, en Sevilla, aprobó el contrato de reestructuración por el que se reorganiza su deuda financiera y se recapitaliza la multinacional andaluza, fundada como sociedad limitada hace algo más de 75 años (el 4 de enero de 1941) por los ingenieros Javier Benjumea Puigcerver y José Manuel Abaurre Fernández-Pasalagua, junto con tres amigos y otros familiares, con un capital social de 1.082 euros (180.000 pesetas en aquel momento).

El gigante de la ingeniería y las energía renovables creado a partir de esa sociedad se había declarado en preconcurso de acreedores hace ahora un año tras acumular una deuda bruta consolidada de 8.791 millones de euros, de los que más de 6.300 millones eran deuda neta, y pagos pendientes a proveedores por valor de 5.470 millones. Tal y como estaba previsto desde agosto, cuando los principales acreedores llegaron a un acuerdo para presentar ante el magistrado titular del Juzgado Mercantil número 2 de Sevilla un plan de rescate que evitase la declaración del concurso de acreedores y la liquidación del conglomerado societario que colgaba de Abengoa S.A. y que ayer fue reestructurado.

Esquema societario de Abengoa Esquema societario de Abengoa

Esquema societario de Abengoa / Infografía

La junta de accionistas extraordinaria ratificó ayer ese plan de rescate que el juez había homologado el pasado día 8 en una resolución judicial que anticipaba la elusión de la quiebra. De hecho, aprobó todas y cada una de las propuestas del orden del día, a excepción de la que figuraba como punto quinto, relativo a la unificación de las dos clases de acciones, que no se sometió a votación por no haberse alcanzado el quórum necesario. La empresa comunicó que la no convalidación de dicha unificación accionarial "no afecta a los acuerdos necesarios para la ejecución del acuerdo de reestructuración".

La nueva reestructuración societaria prevé la creación de dos sociedades nuevas de las que, siendo propiedad al cien por cien de Abengoa y una de la otra, penderá el resto del conglomerado societario de filiales del grupo.Estas nuevas sociedades unipersonales, denominadas Abengoa AbeNewco 2 y Abengoa AbeNewco 1, tienen por objeto permitir esta reestructuración.

AbeNewco 2 recibió los activos esenciales del grupo y ésta a su vez los aporta a AbeNewco 1, que es de la que penderán las sociedades holding intermedias y la que posee todas las acciones que configuraban hasta ahora el capital de Abengoa.

Los principios fundamentales del contrato de reestructuración ratificado ayer son cinco. En primer lugar, la inyección de dinero nuevo, en distintos tramos, por un importe total de 1.169,6 millones de euros. Los proveedores de dinero nuevo adquieren el derecho a recibir el 50% del capital social de la sociedad resultante de la reestructuración. En segundo término, la concesión de nuevas líneas de avales por importe máximo de aproximadamente 307 millones de euros que dará derecho a sus proveedores a recibir un 5% del nuevo capital social de la nueva Abengoa reestructurada y, en tercer lugar, la reestructuración de la deuda preexistente, bien conforme a los términos estándares de reestructuración (consistentes en aplicar una quita del 97% de su valor nominal, manteniéndose el 3% restante con vencimiento a 10 años sin devengo anual de intereses y sin posibilidad de capitalización), bien conforme a los términos alternativos (consistentes en capitalizar un 70% del importe de los créditos y refinanciando el 30% restante mediante nuevos instrumentos con vencimiento inicial a 66 o 72 meses, dependiendo de si se trata de deuda sénior o júnior y del devengo anual de intereses del 1,50%).

Los acreedores existentes que se ha adherido al acuerdo optando expresamente por aplicar los términos alternativos de reestructuración tendrán derecho a recibir el 40% del capital social de la nueva sociedad ya reestructurada.

El cuarto principio se fundamenta en que al término del proceso de reestructuración, los accionistas preexistes de Abengoa mantienen una participación del 5% en el capital social. Con esta reestructuración, los accionistas históricos de la compañía, como la familia Benjumea y otras fundadoras, reducirán su porcentaje del capital al 1,4%.

En quinto término, el contrato se sustenta en la unificación en una sola las dos clases de acciones existentes en la actualidad -A y B-, aspecto éste no ratificado de momento por esa falta de quórum necesario, pero que el contrato de reestructuración ya prevé que si no se lleva a término, no sea una "condición necesaria" para proceder a la reestructuración.

Además de esta reorganización, la junta de accionistas validó un aumento de capital para incrementar los fondos propios de Abengoa. La nueva financiación son esos 1.169,6 millones de euros, que se aporta en tres tramos. El primero, de 945.100.000 euros, con vencimiento máximo de 47 meses contará con garantías reales sobre determinados activos, incluyendo entre otros el proyecto A3T en México y las acciones de Atlantica Yield que posee Abengoa. El segundo, de 194.500.000 euros, tiene un vencimiento máximo de 48 meses y está garantizado con, entre otros, determinados activos del negocio de ingeniería. Y el tercero que se articula con una línea de crédito de un importe máximo de 30.000.000 euros, con vencimiento de 48 meses que contará con garantías reales sobre determinados activos incluyendo, entre otros, el proyecto A3T en México y las acciones de Atlantica Yield, que se establece con la finalidad exclusiva de asegurar financiación adicional necesaria para la finalización de la construcción del proyecto A3T.

También se validó, tras dimitir el consejo de administración anterior, el nombramiento del nuevo, reducido a siete miembros y presidido, como estaba previsto, por Gonzalo Urquijo, también presidente de Arcelor Mittal.La noticia de los acuerdos adoptados fue confirmada por la compañía poco después de las 13:00, con el mercado bursátil abierto. La confirmación que se ha evitado la quiebra provocó que las acciones de Abengoa subiesen ayer en la bolsa de Madrid -cotizan en el mercado continuo-, un 5,67 % y cerrasen a 0,205 euros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios