Puerta de los Palos

Hoy igual que ayer en el Baratillo

  • Una distinción baratillera de la máxima categoría marca la actualidad de la semana en que perdimos a D. Luis Becerra, el creador del modelo de exposición que ha llegado a nuestros días

Joaquín Moeckel Gil y su padre, D. Otto Moeckel Von Friess

Joaquín Moeckel Gil y su padre, D. Otto Moeckel Von Friess / (Sevilla)

El arzobispo de Sevilla, monseñor Asenjo, impondrá en cuaresma la medalla de oro de la Hermandad del Baratillo a Joaquín Moeckel, que es mucho más que el ex hermano mayor de la cofradía, cargo en el que únicamente estuvo un mandato. Habrá entonces dos medallas de oro en vida: su padre, D. Otto Moeckel von Friess, y él. Los otros dos baratilleros que tuvieron esta máxima distinción fueron Leonardo García-Junco Gutiérrez y Manuel Pastor de Castro Barrera. Nadie podrá discutir los servicios que el letrado ha prestado a su cofradía con independencia de quien fuera hermano mayor. Fue criado en la capilla de la Piedad, en el amor radical que su padre ha profesado siempre a la cofradía. Por eso hace tiempo que este Moeckel ya llevaba el oro del Baratillo.

Un Jueves Santo aún más hondo y hermoso

Será una delicia verlo llegar por la Magdalena para entrar en Rioja. Deseando estamos de deleitarnos con ese cimbreo al son de una marcha clásica, escogida con buen gusto, tras escuchar a los cantores. Estamos seguros de que la Quinta ganará en belleza. Cuando Nono García de Tejada toque el martillo y mande de frente, poco a poco, sonarán las composiciones que serán ya parte de un hondo Jueves Santo.

Oído en San Gregorio

“Hay tanto nervios todavía con el IVA que hemos cambiado de asesor fiscal. Tal como te lo digo. Por cierto, que sepas que eres el único que está contando la versión fetén. Y eso escuece tela. ¿A que no te ha llamado nadie? Me lo imaginaba, sobre todo porque tú ofreciste escuchar al Consejo y te respondieron con silencio. ¡Que torpes son! Si supieran que sabes todo lo que largan de ti... ¿El peor? Ya sabes quién, pero es un don Nadie, ni te voy a decir su nombre porque te va va sonar a chino. Y sabiendo lo poquísimo que a ti te importan esos personajillos. No saques más capítulos por ahora, espérate un poco, hazme ese favor, ¿no? ¿Cómo? Eres incorregible, de verdad”.

Luis Becerra  

Sí, era un señor. Daba gusto encontrárselo en sus paseos por el centro, en el tranvía o en cualquier hermandad. El modelo de exposición que ha llegado a nuestros días procede de su creatividad. Antes que él, acaso don Miguel Oliver, el cofrade de la Cena. A Becerra se debe aquella exposición de la segunda mitad de los años ochenta que se inauguró en la antigua Caja San Fernando, hoy fundación Cajasol, con el título Gloria Nazarenorum. Impecable, bellísima, medida. Después vinieron más. Y, sobre todo, la muestra Los Esplendores de 1992, tan recordada hoy por cientos de cofrades. Como suele ocurrir se fue sin los honores que le correspondían. Tal vez le faltó un cantor de sus muchas hazañas. Probablemente encontró más reconocimiento a su magisterio en los medios de comunicación que en las instituciones. Nunca olviden, por encima de todo, que casi todo está inventado. Y que en los últimos 50 años, en materia de grandes exposiciones, todo se debe a don Luis Becerra. Creó los cánones, enriqueció, aportó. Se fue de este mundo mejorando todo cuanto era de su competencia. Dios lo tenga en su gloria. Lo echaremos de menos en su pacífica vida cotidiana. Cada vez hay menos señores.

Congreso de laicos

Qué alegría ver en plena forma al cardenal Amigo y al hermano Pablo en la gran cita de Madrid. Por cierto, en ella ha participado como un asistente más Miguel Cárbajo, quien fue alto cargo del Ayuntamiento por Izquierda Unida. Está claro que la Iglesia es la institución más abierta que han conocido los siglos, con capacidad ara integrar a personas de muy diferentes ideologías bajo un mismo arco. ¿Qué institución puede presumir de algo parecido? Ninguna. Allí estaba Carbajo, sentado muy cerca, por cierto, del hermano Pablo Noguera.

El Pertiguero

Primer golpe. Oído en Palacio: “Tal vez tengas razón y hayamos quemado antes de tiempo a Miguel Iceta como futuro prelado de Sevilla. ¿Mazuelo? Quién sabe. El Nuncio, y sobre todo los que pululan en torno a este filipino recién llegado a Madrid, estarán ya en la labor”. Segundo golpe. Las cofradías están implicadas en la conmemoración de los 500 años de la llegada de Don Fadrique a Sevilla. La celebración tendrá un sello cultural de alto nivel. Tercer golpe. Sí, don Juan José está decidido a quedarse a vivir en Sevilla cuando sea emérito. No soporta el frío de su tierra.. Pero no olviden que una cosa es cumplir 75 años y otra que ese mismo día tenga que estar jubilado. Recuerden que monseñor Suquía estuvo nada menos que 33 meses más en el cargo después de presentar la carta de renuncia. Y ciriales arriba. Oído en la lonja: “¿Que dónde está Álvaro Pereira? Dedicado a la investigación. Ten en cuenta que en Sevilla ya tenemos Facultad de Teología y se necesita gente de nivel dedicado a ella. Era uno de los requisitos para que la Archidiócesis tuviera el permiso de Roma para tener un centro propio”.

Las sillas

¿De verdad que se han sorprendido de que la renovación de la sillas y palcos haya sido elevada pese a que este año ha habido que apoquinar el 21% de IVA para beneficio posterior del Consejo? Tengan en cuenta que muchos abonados no usan la vía oficial de la cesión temporal, sino un acuerdo particular con familiares y amigos. Y no olviden, sobre todo y por encima de todo, que el personal está dispuesto a perder casi todo menos la silla de Semana Santa y la caseta de la Feria. En la ciudad de la apariencia es lo último que se pierde. Y como decía un antiguo y sabio gerente de la institución cofradiera, hay quienes tienen dos sillas en la última fila de una parcela de la Avenida y se creen que tienen poco más menos que el cortijo El Torbiscal. Cosas veredes...

El Lagarto de la Catedral

"El Arzobispado organiza dos veces al año unas interesantes sesiones sobre temas de actualidad con representantes de la sociedad civil. En la última vimos a los hermanos mayores de la Macarena y Pasión. Y del Ayuntamiento a los ediles Beltrán Pérez, Rafael Belmonte y Álvaro Pimentel"

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios