El Fiscal

Un verano con esperanza

  • Una cuadrilla de costaleros es controlable, pero no el público. Al menos ya hay un primer fármaco

Un viandante pasa por delante del azulejo de la Virgen de la Esperanza Un viandante pasa por delante del azulejo de la Virgen de la Esperanza

Un viandante pasa por delante del azulejo de la Virgen de la Esperanza / Javier Navarro (Sevilla)

EL problema no son los costaleros, a los que siempre se les puede hacer la prueba. Nos hemos hartado de oír en las tertulias comentarios sobre el alto riesgo que supone meter treinta o cuarenta hombres debajo de un paso. Pero, al menos, una cuadrilla es controlable. Al igual que se les hace todos los años un seguro, se les puede practicar una prueba.

La gran clave es el público. ¿Cómo se organizan las calles de cara a una procesión? ¿Las parcelamos como si se tratara del césped de las piscinas del Labradores, el Mercantil o el Náutico?¿Disponemos calles para la población de edad y otras para jóvenes? Y qué me dicen de la calle Sierpes, que en Semana Santa es todo un avispero. Hay casi todo un año por delante, pero al menos ya tenemos aprobado un medicamento: el remdesivir. Hay motivos para vivir un verano con esperanza, para que no cese la actividad en los talleres de orfebrería y de bordados, para que el gremio del arte sacro no se vea afectado por un pesimismo galopante de cara a la Semana Santa de 2021.

De acuerdo, damos por perdida la procesión de la Virgen de los Reyes, la más bonita del año. Habrá novena pero, ay, mucho nos tememos que el 15 de agosto no veremos la subida del palio de tumbilla por Fray Ceferino González. ¡Un año enterito perdido vamos a sufrir como mínimo! La salida del Señor en octubre está en jaque... ¡uf! ¿Y la cabalgata? Los reyes tienen que salir como sea. Son magos. Ya se estudia una fórmula alternativa. El Ayuntamiento quiere tirar para adelante. El cortejo debe ser nombrado, como siempre. Tengamos esperanza, paciencia y fe. De peores salieron nuestros abuelos y tatarabuelos. Seguro.

Juan Carlos Cabrera entrega el fajín de teniente de alcalde al hermano mayor de la Pastora Juan Carlos Cabrera entrega el fajín de teniente de alcalde al hermano mayor de la Pastora

Juan Carlos Cabrera entrega el fajín de teniente de alcalde al hermano mayor de la Pastora / Juan Carlos Muñoz (Sevilla)

El fajín del teniente Cabrera

¡Lo que no consiga Andrés Martín! El que fuera turboconsejero de Gloria y actual hermano mayor de la Divina Pastora ha logrado que el teniente Cabrera ceda su fajín de concejal a la Virgen de la capilla de la calle Amparo. Cabrera es teniente de alcalde de muchas cosas, entre ellas las Fiestas Mayores. Y Martín anda todo el día tratando de llamar la atención sobre su hermandad. Sabe lo difícil que es para las de gloria hacerse un hueco en los medios de comunicación, captar fondos y nuevos hermanos, ser oídos para obtener ayudas oficiales... Cualquier aldabonazo se agradece. Ea, pues ya tiene la Virgen a sus pies el fajín del teniente que vela por la seguridad de la Semana Santa.

Nuria Barrera y Diego J. Geniz flanquean la obra de la pintora Nuria Barrera y Diego J. Geniz flanquean la obra de la pintora

Nuria Barrera y Diego J. Geniz flanquean la obra de la pintora / M. G. (Sevilla)

El cartel de Nuria Barrera para la Algaba

Esta semana, metidos ya en las calores de finales de junio, se celebró el acto que quedó pendiente en cuaresma: al presentación del cartel de la Hermandad de Jesús de La Algaba. Aunque se dio a conocer por las redes sociales, el pasado viernes se invitó a a la autora, la gran Nuria Barrera, a que explicara los detalles de la obra. Ha sido el cartel ante el que muchos cofrades de la localidad han rezado durante el confinamiento y supone el símbolo de la Madrugada más amarga que ha vivido el municipio. Pero, al fin, una Madrugada de la que todos salimos más fuertes, con muchos esquemas cambiados sobre aspectos de la vida y en la que conocimos la fuerza de la Semana Santa interior. En la imagen, Nuria Barrera y Diego J. Geniz flanquean el cartel.

Colas

Las que vimos el jueves a media mañana en la sede del Consejo de abonados que prefieren gestionar la devolución de forma presencial. Se trata de gente mayor con difícil acceso a los medios digitales. Hacen uso de la asistencia personalizada que ofrece la institución previa cita. 

Hernán Cortés

El cotizado pintor ha estado este fin de semana en Sevilla. Ha podido comprobar cómo ha quedado in situ el retrato que ha realizado de Joaquín Moeckel. La obra, que es preciosa, tiene un detalle cofradiero. El retratado, con uniforme de gala de alférez, aparece sosteniendo en las manos la medalla de oro del Baratillo que recibió la pasada cuaresma por acuerdo del cabildo general de baratilleros. 

Cabildo Catedral

Algún día podría seguir en Sevilla el ejemplo del cabildo de León, que ha convocado un concurso de méritos para cubrir la plaza de organista. Han podido concurrir sacerdotes y seculares. Una buena idea.

Creciditos...

Por cierto, algunos de los nuevos canónigos se lo han creído demasiado rápido. ¡Que son ustedes elegidos a dedo, almas de cántaro! Más educación.