Antonio Guevara | Decano Facultad de Turismo Universidad de Málaga “Cuando se abra la puerta, el turismo no va a ser el mismo”

  • El sector se encuentra actualmente entre el escenario pesimista y el caótico

  • El decano de la Facultad de Turismo de Málaga considera que planificación y comercialización propia son claves para comenzar de nuevo

Antonio Guevara, decano de la Facultad de Turismo de la UMA. Antonio Guevara, decano de la Facultad de Turismo de la UMA.

Antonio Guevara, decano de la Facultad de Turismo de la UMA. / Javier Albiñana (Málaga)

La Facultad de Turismo de Málaga inicia un curso semipresencial para los 1.100 alumnos que cursan algunos de sus dos títulos de grados, dos másteres oficiales o participan en el doctorado de Turismo que coordina a 12 universidades españolas. “Tenemos reunido el conocimiento turístico de toda España y sería conveniente que se usara”, dice el decano, Antonio Guevara. Este centro está situado en el puesto 47 del mundo según el ranking de Shanghai porque “hay muchos investigadores que trabajan en multitud de campos”. Lo que falla, quizás, es que haya mayor transferencia.

–¿El turismo está muy herido en estos momentos?

–Desde el Instituto de Inteligencia e Innovación Turística hemos realizado dos informes en estos meses. Planteamos cuatro escenarios, el optimista, el moderado, el pesimista y el caótico. En la actualidad estamos entre un escenario pesimista y uno caótico. Realmente estamos en una situación muy complicada. Pero es verdad que una vez ahí tenemos que valorar las medidas a tomar. Hablamos continuamente del corto plazo. Esto hay que hacerlo, hay que salvar el empleo, defender las empresas, crear medidas para que no ocurra una descapitalización del turismo en Andalucía, pero también hay que pensar más allá.

–¿Qué supone una descapitalización del turismo?

–Que puedan venir fondos de inversión de otros lugares a comprar nuestros productos, aunque ya muchos dependen de fuera y lo que hacemos es prestar servicios porque la parte de comercialización la hacen otros y no nosotros. Es el momento de plantear una agenda para trabajar a medio y largo plazo en distintos ámbitos. Esta crisis ha puesto de manifiesto la falta de gobernanza. En turismo también. Tenemos diferentes entes que generan política turística y ha habido mucho desconcierto.

–¿Qué medidas habría que tomar?

–Hay que plantearse la estructura de gestión del turismo. Desde la Universidad nos ofrecemos para trabajar en colaboración con el mundo empresarial para establecer una agenda de recuperación de ese turismo. Estamos en el punto cero, tenemos que comenzar de nuevo. Pensamos que cuando abramos la puerta esto va a seguir igual, pero el turismo no va a ser el mismo.

–¿Qué escenario quedará cuando pase lo peor de la pandemia?

–Va a cambiar la información turística. Tendrá que haber sistemas de información de gestión de destino que tengan un componente territorial y sanitario. El que viaja querrá saber el estado sanitario de la zona a la que se desplaza, tener datos hospitalarios y de la pandemia en línea, en mapas de calor, donde están los focos, etcétera. El sector también echa de menos unas normas internacionales de viaje. Después de los atentados del 11 S se hicieron unas normas internacionales a través de las exigencias de Estados Unidos y esas normas tendrán que venir también ahora para los desplazamientos.

–¿Hay que reflexionar en torno a calidad sobre cantidad en Andalucía?

–Algunas zonas de Andalucía tienen un problema de excesiva capacidad turística, siempre se ha hablado de la masa turística y habrá que reflexionar el modelo turístico que queremos que venga. Tendemos a que sea el número el que mida el éxito. Hay que hacer una mesa de trabajo para acceder, gracias a la tecnología de la que hoy se dispone, a mercados, a segmentos, a la diversidad de tipología de turismo que nos interesa. Pero hay un problema estructural, de sobrecarga de capacidad. Habrá que hacer una planificación en ese tipo de actuaciones y es importante que no se olvide a la universidad.

–¿Se ha planificado mal?

–Es que hay territorios que lo han planificado al revés, que han hecho un modelo de generación de capacidad de camas muy importante y ha olvidado todo lo que tenía alrededor, que es fundamental. Prueba de ello es el desconocimiento que tenemos los propios andaluces de nuestro territorio. En la provincia de Málaga, por ejemplo, había que llenar la gran capacidad de camas de la Costa del Sol y el interior no se ha potenciado. En este momento tendremos que reflexionar si esto puede seguir así, si tiene que seguir el crecimiento hotelero, si hay que planificar mejor ese crecimiento y hacer políticas a corto, medio y largo plazo. La ampliación de los ERTE, la reducción del IBI, las ayudas a las empresas y los créditos blancos son necesarios ahora. Pero tendremos que plantearnos el turismo del futuro y su comercialización. La mayoría que distribuyen el turismo en el mundo no son españolas. Tendríamos que apostar por el conocimiento turístico que tenemos y potenciar que haya empresas de Andalucía y España que permitan la distribución.

–¿Andalucía está saturada de turismo?

–Es complicado decir que estamos saturados turísticamente porque hay muchos tipos de turismo. El turismo es una fuente de desarrollo local y todo el turismo que no lo produzca no tiene sentido en un territorio, eso es lo que hay que valorar.

–¿Ha sido una apuesta demasiado arriesgada poner todos los huevos en la cesta del turismo?

–Ha sido arriesgado, pero más que no haberlo hecho, se tenía que haber estructurado correctamente y no dejarlo solo. Si lo hubiéramos hecho correctamente estaríamos ahora siendo los líderes de la reactivación y no que tenemos que esperar a que otros decidan arrancar esto porque no depende solo de nosotros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios