Antonio Rey | Guitarrista “La guitarra flamenca está dejada, necesita que apuesten por ella”

Antonio Rey posa junto a una imagen de Lola Flores en el CADF. Antonio Rey posa junto a una imagen de Lola Flores en el CADF.

Antonio Rey posa junto a una imagen de Lola Flores en el CADF. / Pascual

Antonio Rey Navas (Madrid, 1981) es el hombre de moda en el flamenco. Su reciente Grammy Latino la ha abierto definitivamente un camino por el que transita desde hace años. Su último disco ‘Flamenco sin fronteras’, producido, grabado entre Jerez y San Francisco, ha confirmado una carrera prometedora y de la que se percató hace años el mismísimo Paco de Lucía. Tiene cinco discos en el mercado y dicen los que saben de esto que su pulsación, sonoridad y técnica son de lo mejor que existe hoy en día en el mundo de la guitarra flamenca.

–¿Qué ha supuesto para usted conseguir un Grammy Latino?

–Primero, una ilusión muy grande porque es un premio con una repercusión nacional e internacional, como de hecho estoy comprobando. Luego, un reconocimiento a mi carrera, y sobre todo a la guitarra flamenca.

–O sea que le ha cambiado la vida...

–Bueno, más que cambiarme la vida, ha cambiado mi manera de afrontar las cosas porque a partir de ahora me veo con más responsabilidad a la hora de subirme a un escenario, seguramente me exigiré más. También he visto cómo después del premio, han empezado a interesarse por mi música muchos festivales. Todo ha cambiado pero a mejor.

–Ha dicho usted que lo más importante es que se reconoce a la guitarra flamenca...

–Sí, porque la guitarra está un poco dejada de la mano de Dios y en el caso de los Grammy Latinos, creo que sólo Paco de Lucía, Vicente Amigo y Tomatito lo habían conseguido. Creo que este premio va a servir para que todos los que nos dedicamos a esto se ilusionen y puedan luchar por optar a un premio así. Espero que ayude también a posicionarla donde merece.

–El otro día el propio Alejandro Sanz reivindicaba el papel de la guitarra y del flamenco en España porque de hecho en algunos medios han salido todos los ganadores nacionales menos usted...

–Desgraciadamente, eso que dice ha ocurrido a nivel nacional, que han salido todos menos el de flamenco, por eso creo que iniciativas como la que ha empezado Alejandro Sanz en las redes sociales vienen muy bien, igual que la que en su momento inició el maestro Gerardo Núñez para que la categoría de flamenco volviese a estar en los Grammy Latinos después de ser retirada. El flamenco debe tener el mismo respeto que cualquier música.

–De las miles de felicitaciones que habrá tenido, ¿cuál le ha hecho más ilusión?

–Bueno, estoy contento por todas, porque he recibido felicitaciones desde todas partes del mundo, por eso decía lo de la repercusión de este premio, pero especialmente me han hecho ilusión las de Vicente Amigo y la de Alejandro Sanz. Que te feliciten públicamente con un vídeo es algo increíble. De todos modos, no menosprecio por ello a todos los mensajes recibidos desde los que he tenido de compañeros y artistas hasta los de mi familia.

–O sea que es ahora usted más conocido...

–Hombre, el empujoncito te lo da, tu nombre suena en más sitios. Con decirte que hasta el de la tienda de mi casa, me trata ahora de otra manera (risas).–En este duro año para el mundo de la cultura, usted ha sido reconocido con el Grammy y por el mejor concierto de la Bienal de Flamenco. ¿No olvidará el 2020?–Fíjate, si para la mayoría de personas este año es para olvidar en el sentido negativo, porque está muriendo mucha gente, en mi caso lo voy a recordar a lo grande. Sólo espero que poco a poco esto vaya mejorando y podamos ir volviendo a los escenarios.

–¿Se ve de gira pronto?

–De momento, tengo cerradas cosas a partir de marzo en Estados Unidos y en octubre, otra para Japón. Espero que toda esta pandemia vaya quedando en un segundo plano, hay muchos artistas que lo necesitan.

–Usted ha vivido para la guitarra, y eso hoy día es muy complicado...

–Sí, siempre digo que la guitarra me ha salvado la vida, porque por circunstancias me vi sin madre cuando era un crío y me tuve que marchar con mi padre a Méjico, donde crecí y donde tengo mis recuerdos de mi infancia. La vida allí era difícil, por eso quizás me hice mayor demasiado pronto, y siempre gracias a la guitarra. Mientras que los niños con 12 años empezaban a salir con sus amigos, yo era el guitarrista de un tablao con traje y corbata. He dedicado y dedico muchas horas, y detrás de cada disco hay mucho tiempo, que a veces no se ve, pero estoy orgulloso.

–La guitarra flamenca tiene una salud enorme, sólo le falta tener más sitios en solitario en los festivales y teatros...

–Eso es. Hay una generación de artistas extraordinaria, músicos excelentes con mucha técnica y capacidad compositora. Quizás, veo que debemos ser más flamencos, porque a veces nos perdemos en otras músicas como el jazz y se pierde la esencia flamenca. Eso me lo dijo una vez Paco de Lucía y lo llevo a gala. Y es cierto que necesitamos más protagonismo, que los programadores apuesten por los guitarristas en solitario, hay gente muy buena que no se está aprovechando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios