España

Bermejo prohibirá por ley los paros de magistrados

  • El ministro de Justicia insiste en que el paro de los magistrados no está justificado, porque ese derecho no está en el marco jurídico.

Comentarios 3

El ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, ha anunciado que llevará al Consejo de Ministros una ley para regular "el modo en que los jueces pueden reivindicar sus derechos", desde la perspectiva de que un poder del Estado no puede ir a la huelga.

En una rueda de prensa, el ministro no ha querido valorar el seguimiento del paro convocado por varias asociaciones judiciales hasta que disponga de los datos que le envíe el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y, respecto a los ofrecidos por las asociaciones convocantes, ha dicho que no conoce ningún colectivo de huelguistas que no haga una valoración optimista al respecto.

Fernández Bermejo ha reiterado que la huelga de jueces no está justificada, porque ese derecho no está en el marco jurídico, y ha destacado además que "su desproporción salta a la vista". Ante el paro, ha señalado que el Poder Judicial deberá hacer su valoración de quién ha ido al trabajo y de quién no ha ido para tomar sus medidas, mientras que él tomará las suyas.

El ministro ha recordado que, pese a que el CGPJ ha subrayado la ausencia de un marco legal para la huelga, "hay un grupo de jueces" que ha decidido secundarla, por lo que ha considerado que la reflexión sobre la necesidad de regular esta situación es "todavía más urgente". No obstante, no ha querido adelantar la fecha en la que podría presentar este proyecto ya que "no es momento de plazos" sino de estudio.

"Las costuras del sistema están forzadas y cada uno debe ser consciente de sus responsabilidades", ha recalcado el ministro, quien ha indicado que cuando "los moldes del sistema se fuerzan, afloran anomalías".

Este anuncio ha sido criticado ya por el portavoz de una de las asociaciones convocantes, la Francisco de Vitoria, Marcelino Sexmero, quien ha dicho que en el caso de que el Gobierno legisle para prohibir las huelgas de jueces, las asociaciones estudiarían la constitucionalidad de la medida y recurrirían ante el Tribunal Constitucional. Además, ha subrayado que el hecho de que el Gobierno se plantee esta regulación demuestra que los jueces tenían derecho a la huelga.

El ministro ha acusado también a algunos jueces decanos de utilizar sus decanatos como plataformas reivindicativas, lo que ha considerado que el CGPJ debe valorar, y se ha referido a la división de posturas en la carrera judicial.

El titular de Justicia ha reiterado su disposición al diálogo con las asociaciones judiciales, las únicas, ha dicho, que tienen legalmente encomendada la representación de este colectivo, y ha considerado que "no estamos lejos de lo que se nos pide, estamos muy cerca".

Por ello, ha señalado que la situación no es "insalvable" ya que la mayoría de las reivindicaciones de los jueces están en el programa del Ejecutivo pero -ha advertido- los retrasos acumulados en 30 años en materia de Justicia "no se subsanan en unos pocos meses".

"Estamos de acuerdo" en la necesidad de modernizar la Justicia, en la oficina judicial, "en lo esencial", ha dicho Bermejo, quien ha asegurado que, excepto en las reivindicaciones económicas, "estamos absolutamente abiertos al diálogo". Por ello, la voluntad del Ministerio de Justicia es continuar con el esfuerzo de negociación.

El ministro se ha mostrado también convencido de que la postura del PP finalmente será la de "arrimar el hombro", a pesar de reconocer que el principal partido de la oposición ha expresado mucho más que la ruptura del Pacto por la Justicia y ha aventurado que cualquier día de estos le reprobará.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios