Cataluña

ERC apremia a una investidura rápida a la que PSC no renuncia

La socialista Adriana Lastra charla con Íñigo Errejón y Gabriel Rufián en el Congreso. La socialista Adriana Lastra charla con Íñigo Errejón y Gabriel Rufián en el Congreso.

La socialista Adriana Lastra charla con Íñigo Errejón y Gabriel Rufián en el Congreso. / Fernando Alvarado / Efe

El equipo negociador designado por ERC para recabar los apoyos necesarios para que Pere Aragonès sea el nuevo presidente de la Generalitat empezará próximamente las reuniones con CUP, JxCat y comunes en busca de una investidura "rápida", a la que tampoco renuncia el socialista Salvador Illa, ganador el 14-F.

Socialistas y republicanos, que empataron a 33 escaños con una diferencia de casi 50.000 votos en favor del PSC, defienden públicamente su derecho a postularse para la investidura: Illa por ser vencedor y Aragonès por tener más posibilidades de lograr una mayoría absoluta gracias a los votos de Junts y la CUP, a los que quiere sumar los comunes.

Con la idea de atar estos apoyos lo antes posible, ERC designó el lunes a última hora a su equipo negociador, que esta formado por Sergi Sabrià, Marta Vilalta, Josep Maria Jové y Laura Vilagrà. Aunque aún está por concretar dónde y cuándo, ya se sabe que la primera reunión de los republicanos será con la CUP, cuyos nueve escaños son decisivos para sumar una mayoría independentista en la Cámara catalana.

Los número uno y dos de los cuperos, Dolors Sabater y Carles Riera, abrieron la puerta a entrar en el Govern, pero lo ligaron a cuatro compromisos: "amnistía y fin de la represión", "autodeterminación vinculante", "plan de choque de rescate social" y "transición ecológica".

Una vez se haya reunido con la CUP, Aragonès se citará por separado con Junts y con los comunes para tratar de deshacer los vetos cruzados entre Laura Borràs, que quiere un Govern netamente independentista, y Jèssica Albiach, que se niega a pactar con la "derecha" y aboga por un tripartito de izquierdas que incluya al PSC.

Un PSC que, por su parte, insiste en que luchará por la presidencia de la Generalitat ajeno a la aritmética parlamentaria, que dice que eso es harto improbable sin el apoyo o abstención de alguna de las fuerzas independentistas. Pese a la improbabilidad de que su empresa tenga éxito, Illa culminó este martes una primera ronda de contactos telefónica –a la que seguirá otra presencial y discreta– con todos los partidos políticos catalanes, excepto Vox, para informarlos de que se postulará a la investidura.

Según fuentes socialistas, Illa trasladó al resto de dirigentes que, a su juicio, los resultados del 14-F son "claros", con el PSC como el primer partido de Cataluña, y que "ha habido un voto a favor del diálogo y el reencuentro".

Y mientras en Cataluña empezaban las negociaciones, en el Congreso el PSOE rechazó este martes la moción de ERC que pide negociar un referéndum pactado en Cataluña, ya que entiende que el camino está en la mesa de diálogo, que se retomará cuando haya un nuevo Govern.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios