Pactos poselectorales

Sánchez obvia Cataluña en su carta para persuadir a las bases

  • El presidente en funciones se dirige a los militantes del PSOE para que respalden su acuerdo con Podemos

  • ERC avisa de que los socialistas son quienes más tienen que perder sin pacto

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se disponen a firmar el preacuerdo el pasado martes. Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se disponen a firmar el preacuerdo el pasado martes.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se disponen a firmar el preacuerdo el pasado martes. / Paco Campos / Efe

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias primero pactan, o prepactan, y luego preguntan a la militancia. El jefe del Ejecutivo en funciones va preparando a las bases para que den el visto bueno el próximo sábado a su acuerdo, o preacuerdo, de Gobierno en funciones, sellado con un difuso decálogo el pasado martes tras 24 horas de negociaciones después de que en los meses previos estuvieran uno y otro mareando la perdiz en una larga e infructuosa etapa que empezó en primavera tras las elecciones del 28 de abril y concluyó en verano, cuando devolvieron la patata caliente al soberano pueblo para volver a votar el 10 de noviembre.

Sánchez se dirigió este sábado a la militancia en una carta para tratar de persuadir a los socialistas de que el acuerdo, o preacuerdo, con Podemos es lo mejor que le puede pasar a España en estos momentos. "Imprescindible", escribió el secretario general del PSOE, ya que garantiza "un único Gobierno cohesionado, basado en la lealtad y solidaridad gubernamental".

Explica Sánchez por qué deben respaldarlo y hace hincapié en que éste es el "único" Gobierno "capaz de romper el bloqueo", pero obvia Cataluña en su alegato, excepto una mención velada y nada desarrollada sobre "asuntos territoriales capitales".

Se explaya en su discurso el aspirante a repetir en La Moncloa en mirar a la diestra y avisar de la "ultraderecha fortalecida". Ahí sí que habla sin tapujos, ya que la izquierda no va aceptar que el discurso "del odio y la intolerancia avance". Culpa a Vox de "contaminar" a buena parte de las fuerzas conservadoras y dedica la mayor parte de su homilía epistolar a arremeter contra los postulados ajenos, en lugar de defender los propios. La palabra Cataluña, insistimos, no aparece.

Lastra ata al PRC de Revilla

Adriana Lastra, una de sus lugartenientes, cerró este sábado un acuerdo, o preacuerdo, que estaba cantado. La portavoz socialista en el Congreso estrechó la mano al diputado nacional del PRC, José María Mazón, para que la formación cántabra, que ya anunció tras los anteriores comicios que votaría a favor de la investidura, dé el sí a Sánchez. "Ha habido plena sintonía", afirmó tras la cita Mazón. Un respaldo más, siempre y cuando la coalición no haga ninguna concesión al independentismo.

No está tan claro qué ocurrirá con una formación que seguramente sea necesaria para la suma. La portavoz de ERC, Marta Vilalta, advirtió este sábado, en plena negociación poselectoral, de que "quien tiene más que perder es Pedro Sánchez y el PSOE. El independentismo, con ERC en cabeza, sólo hace que ganar cada vez que hay urnas". Vilalta hizo estas declaraciones en L'Espluga de Francolí (Tarragona) junto a Sergi Sabrià para solidarizarse e interesarse por las recientes inundaciones.

"Por tanto, le decimos (a Pedro Sánchez y al PSOE) que tiene que moverse y entender que la única solución pasa por una resolución democrática", afirmó. Según la portavoz republicana, eso implica "reconocer que hay un conflicto político" y que hay voluntad política para resolverlo.

Subrayó que ERC defiende eso, "no está aquí para facilitar una investidura; está aquí para precisamente construir una solución democrática", empezando por el diálogo. Sobre si ya han pactado esos encuentros, Vilalta respondió que "estamos en contacto y en los próximos días o semanas concretaremos las reuniones". Y además los republicanos quieren reunirse con el independentismo de fuera de Cataluña –se verán con Bildu la próxima semana–, también para unir fuerzas. Se trata de "hacer fuerza común para defender los derechos y las libertades y, por tanto, que se acabe la represión".

Mientras, Catalunya en Comú llevará a cabo la próxima semana una consulta interna para saber si su militancia está de acuerdo con el preacuerdo de coalición, según anunció su portavoz, Joan Mena. La pregunta que formularán a los inscritos en el partido será: "¿Estás de acuerdo en que los comunes participemos en la formación de Gobierno en el Estado con el PSOE y Unidas Podemos?". La consulta se realizará de jueves a domingo y el lunes 25 de noviembre divulgarán el resultado obtenido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios