Feria de Abril

El inicio de la Feria de Sevilla fue caótico para los taxistas

  • Muchos taxis optaron por las paradas para precontratados porque ganaban más por carrera, dejando desatendidas las paradas tradicionales

El inicio de la Feria de Sevilla fue caótico para los taxistas El inicio de la Feria de Sevilla fue caótico para los taxistas

El inicio de la Feria de Sevilla fue caótico para los taxistas / Antonio Pizarro

El inicio de la Feria de Abril de 2019 también fue caótico para los taxistas. No es nada nuevo. Cada año hay problemas en la primera noche de la Feria, cuando son muchos los que abandonan el real a la misma hora, sobre las dos de la madrugada. En esta ocasión, de poco sirvió que el Ayuntamiento de Sevilla haya habilitado dos paradas más de taxis en el entorno del recinto ferial. Más bien al contrario, lo que hizo esta medida fue entorpecer la circulación de los vehículos y que el desalojo del real no fuera de la manera tan fluida como se habría esperado.

El problema fue que las dos paradas de refuerzo estaban sólo para taxis precontratados por emisoras o aplicaciones. Es decir, a ellas sólo podían ir aquellos ciudadanos que habían llamado por teléfono o utilizado una aplicación móvil para encargar un viaje. Desde el momento en que se requiere un servicio de este tipo, el taxímetro empieza a contar, con lo que cuando el usuario se sube al taxi, éste ya marca una determinada cantidad, que en el caso de la Feria solía oscilar entre los cuatro o cinco euros. Algo que el Ayuntamiento parece que no tuvo en cuenta al diseñar el plan especial de Movilidad.

La mayoría de los taxistas optaron por atender a los servicios que entraban vía emisora o aplicación, dejando desabastecidas las paradas tradicionales en las que el usuario espera su turno en la fila para subirse al taxi. Los taxistas, obviamente, velan por sus intereses y preferían carreras en las que pudieran obtener cinco euros más que en otras. Aún así, viendo que las paradas principales quedaban desatendidas, muchos profesionales del sector optaron por acudir a ellas para no dejar a los numerosos usuarios sin poder regresar a casa, aunque ello supusiera renunciar a esos euros de más en cada carrera.

Otro de los problemas tradicionales del servicio del taxi, no sólo durante la Feria de Abril, sino en todo el año, son los sablazos de los taxistas del aeropuerto. En esta ocasión cobraron 45 euros a un usuario por un trayecto que se hizo a las 23:20 de la noche del 4 de mayo, la del Alumbrado. En la factura que el taxista entregó al cliente aparece arrancado el número de licencia, que estaba troquelado pero que no puede verse. De esta manera, no se puede identificar al taxista que cobró este sobreprecio al usuario. La carrera debería haber sido de 30 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios