Fernando Pérez Ávila

La Audiencia dice que los disparos del policía local Casimiro Villegas fueron innecesarios

La Sección Tercera impone una pena de dos años y medio de cárcel al agente municipal que disparó a los ladrones que entraron a robar en su casa. El tribunal cree que abrió fuego cuando ya no había necesidad, porque los delincuentes estaban subidos en la furgoneta para escapar. Los ladrones son condenados a penas de entre dos y tres años por un robo con violencia y una falta de lesiones. .