Pasarela

Vinoterapia, un brindis de belleza

  • La Ribera del Duero acoge ya los primeros balnearios con tratamientos a base de vino

Comentarios 1

Si Penélope y Cleopatra, según la leyenda, tomaban baños de leche para embellecerse y mantener la piel hidratada y sedosa, ahora es el turno del vino, cuyas cualidades curativas para el alma y el cuerpo, según los expertos, ya se conocían en la época de los romanos.

Es la última moda, una nueva generación de balnearios abre sus puertas en los viñedos más refinados de Europa y en ellos ofrecen curas de súper lujo: baños en barricas de vino o masajes embriagadores con crema de pepitas de uva. Y todo ello con el nombre de 'Vinoterapia', todo un lujo recién llegado a la Ribera del Duero desde la cuna del vino, una invención francesa al alcance de pocos bolsillos. Son muchos los famosos que se han quedado prendados con estos tratamientos dignos de Baco, como Catherine Zeta-Jones y Michael Douglas, Courtney Cox o Carolina de Mónaco.

Esta nueva terapia se basa sobre todo en las pepitas de las uvas, las cuales poseen virtudes antienvejecimiento avaladas científicamente. El vino comienza así a hacer furor en los tratamientos de belleza en forma de masajes, mascarillas, aceites y baños debido a sus propiedades antiarrugas e hidratantes, que hacen que la piel se mantenga joven y elástica.

Además se ofrecen champús de tinto y de blanco, dependiendo de si el cabello es graso, normal o seco, y mascarillas corporales que combinan las propiedades exfoliantes y antioxidantes del fruto de la vid.

También tiene propiedades relajantes y dependiendo del tipo de vino, uno estimula, otro tonifica la piel, o la libera de células muertas… Algunos expertos en este tipo de masajes afirman que no hay nada mejor que el vino para mejorar la circulación y que reduce visiblemente el estrés.

La 'Vinoterapia' se convierte pues en una increíble novedad dentro de las curas de belleza actuales con tratamientos como la 'talasoterapia', que consiste básicamente en untar todo el cuerpo con una crema a base de pepitas y aceites esenciales. Posteriormente se debe envolver el cuerpo a fin de que el calor libere tensiones y maximice la acción de la crema sobre nuestra piel.

Los balnearios, han hecho del vino un instrumento de salud y belleza, que actúa por dentro, y también por fuera. Por algo en la antigüedad tenían un dios única y exclusivamente para este oro rojo, ahora en boca de todos, Baco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios