Sorteo Champions El Sevilla FC, en el Grupo E junto al Chelsea y Krasnodar

Pasarela

...Y la realeza cayó en sus redes

  • Además de dar a conocer los actos oficiales de las casas reales, los monarcas y sus herederos muestran su lado más humano en las redes sociales. Las más activas en Twitter e Instagram son Mette Marit y Rania.

La monarquía ya no es lo que era. Aunque todavía quedan algunas casas reales ancladas en el pasado, la mayoría, sobre todo las europeas, se ha dado cuenta de que para seguir perpetuándose lo más importante es estar cerca de su pueblo. Y en pleno siglo XXI, esta cercanía sería prácticamente imposible de entender si no hiciera un hueco importante a las redes sociales.

Se da la paradoja de que una de las primeras que aceptó las reglas de la vida de escaparate que se lleva en las redes sociales fue la monarquía británica, precisamente una de las más antiguas y consolidadas del planeta. Fue la primera que lanzó su propio canal de Youtuve (en 2007) y la primera también en tener una cuenta en Twitter (2009). Con este gesto, Isabel II, precisamente la reina más veterana, demostró su cercanía hacia el pueblo contando no sólo los actos oficiales de la Casa Real y Buckinham Palace sino también los pormenores de Clarence House, en cuya página (en Twitter e Instagram) se cuenta el día a día del príncipe Carlos, su esposa y sus hijos.

Esta moda pronto se extendió a otras monarquías y en la actualidad más del 70% de las casas reales europeas cuenta con su propia página en redes como Twitter, Facebook o Instagram (desde Holanda hasta Noruega pasando por Luxemburgo). España, no obstante, ha sido una de las últimas en tener presencia en ellas. Hasta el momento sólo tiene una cuenta en Twitter, que abrió a mediados de mayo y cuenta ahora con 171.000 seguidores, muy lejos aún de los 875.000 de la Casa Real Británica. 

Pero no sólo las instituciones han visto el lado positivo de las redes sociales sino también algunos de sus miembros, sobre todo los más jóvenes, que han encontrado una fórmula única para mostrar el lado más humano de la realeza. De todos los monarcas, la más activa es la reina Rania de Jordania, con más de 282.000 seguidores en Instagram, donde da buena cuenta de la sencillez de su día a día y lo mismo cuelga una foto del cumpleaños del rey Abdalá que una de la graduación de sus hijos.

Le sigue muy de cerca Mette Marit, la princesa de Noruega, que tiene 102.000 seguidores en Twitter y más de 55.000 en Instagram. Ella ha llegado a colgar una imagen  captada en el interior de su dormitorio mientras se preparaba para acudir a la boda de su hermano o un vídeo de su hijo mayor haciendo surf.

También Magdalena de Suecia es asidua a colgar imágenes personales, sobre todo de su pequeña Leonor, desde el otro lado del charco. En este caso lo hace en Facebook, donde tiene más de medio millón de likes.

María Chantal de Grecia es otra de las que bate récords, con 44.000 seguidores en Instagram, donde ha enseñado escenas hasta ahora nunca vistas de la familia real griega, como el selfie en el que los nietos de Constantino bromeaban con sus tíos y con las hermanas del rey Felipe tumbados en un sofá.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios