Colegios profesionales

Citan como investigada a la decana de los arquitectos por delito societario

  • La pena aparejada es de seis meses a tres años de cárcel

  • Cruce de denuncias entre la actual decana y su antecesor en el cargo, que lo fue durante 16 años

Cristina Murillo, decana de los arquitectos sevillanos Cristina Murillo, decana de los arquitectos sevillanos

Cristina Murillo, decana de los arquitectos sevillanos

Comentarios 4

Cristina Murillo Fuentes, decana del Colegio de Arquitectos de Sevilla, y dos miembros de su Junta Directiva están citados como investigados en un juzgado para el próximo 27 de febrero. Han sido denunciados por dos patronos próximos al anterior decano, Ángel Díaz del  Río, por una presunta imposición de acuerdos sociales lesivos, delito sancionado con pena de cárcel de seis meses a tres años.

La decana desde 2017 y miembros de la anterior directiva se han denunciado mutuamente ante los tribunales por presuntas maniobras para controlar el nombramiento de patronos en la Fundación para la Investigación y Difusión de la Arquitectura (FIDAS), dependiente del colegio profesional.

Ahora, el juez de refuerzo de Instrucción número 6 de Sevilla, en un auto al que ha tenido acceso este periódico, ordena a la Policía Judicial que siga investigando los hechos, que tome declaración al asesor jurídico en cuyo informe de basó Murillo para tomar las decisiones investigadas y que cite a otros posibles patronos perjudicados y les ofrezca personarse en la causa. También pide que se recabe diferente información a la propia FIDAS y a la dirección general de los Registros y el Notariado del Ministerio de Justicia sobre los nombramientos en el seno de la fundación.

Los dos patronos denunciantes -el ex tesorero José María Gentil Baldrich y el ex patrono Pedro Moscoso Martel- acusan a Murillo y sus compañeros de una serie de maniobras cometidas “en ejecución de un plan ilícito” y “prevaliéndose de mayorías ficticias” para el nombramiento y cese de patronos, con ocasión de su incorporación como miembros natos de la fundación tras ganar las elecciones profesionales.

Junto con Murillo, comparecerán en el juzgado Juan Carlos Rodríguez Velasco, secretario, y Francisco García Romero, tesorero. 

El juez recoge que, según testimonio de los denunciantes, las maniobras fraudulentas comenzaron en la sesión del patronato del 6 de julio de 2017, a la que no citaron a seis patronos y solo asistieron los tres querellados y un patrono vitalicio. Entonces adoptaron “de forma fraudulenta y abusiva” el acuerdo de revocar todos los acuerdos del 12 de junio, decisión “que no se habría adoptado de haber comparecido la totalidad de los patronos”.

También requirieron a Díaz del Río para que aceptase el cambio de su condición de patrono presidente a patrono nato, medida que era “innecesaria”, según la querella, al estar "claramente" previsto en los Estatutos que el decano saliente pasaba automáticamente a ser patrono nato.

La querella imputa a los actuales responsables colegiales otras irregularidades como haber nombrado en la reunión del patronato del 25 de julio de 2017  a tres nuevos patronos con sus únicos tres votos, ya que los otros tres presentes se abstuvieron, con lo que se incumplió la exigencia de que fueran designados por mayoría de dos tercios.

El juez no acepta las medidas cautelares pedidas por los denunciantes, como la anotación de esta querella en el Registro de Fundaciones y la suspensión cautelar de los acuerdos denunciados. Explica el magistrado que “las diligencias practicadas no permiten deducir, con la solvencia necesaria, la existencia del ilícito penal denunciado” y “es preciso llevar a cabo otras averiguaciones  para completar la instrucción” y decidir sobre la continuación del proceso o su archivo. Además, ya está anotada por orden del juez de primera instancia 9 la impugnación de acuerdos presentada por uno de los patronos afectados.

El juez de instrucción 6 cree que “no resulta apreciable” el riesgo de que los tres investigados  lleven a cabo alguna actuación para dificultar la aplicación de una eventual sentencia condenatoria, más aún teniendo en cuenta que el propio Díaz del Río y otro de los querellantes siguen en el patronato. 

Sí acuerda pedir a su compañera del juzgado número 17 información sobre el estado en que se encuentran las diligencias que instruye contra Díaz del Río por denuncia de Murillo. El ex decano compareció como investigado en septiembre de 2018 y aseguró que el nombramiento que les imputan no pretendía controlar la Fundación FIDAS ni le habría dado la mayoría de dos tercios necesaria para ello.

Es cierto -declaró entonces- que convocaron un Patronato de la Fundación para el 12 de junio de 2017, pocos días después de perder las elecciones, y que el objetivo era renovar al patrono Pedro Moscoso, cuyo mandato terminaba nueve meses después. Lo hicieron porque estaba encargado de la Semana de la Arquitectura que se celebra todos los años en octubre y era necesario darle continuidad en su cargo porque el cierre de la actividad se prolonga durante varios meses después.

Cristina Murillo ganó las elecciones a decano de los arquitectos el 29 de mayo de 2017, poniendo fin a un mandato de 16 años de Díaz  del Río (lo era desde 2001).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios