Abusos a menores

Ingresa en prisión un abuelo condenado por abusar de su nieta

  • Tras un año y medio intentando eludir la cárcel por motivos de salud

  • Abusó de su nieta aprovechando que vivía con su familia por estar enfermo

El juicio tuvo lugar en la Audiencia de Sevilla El juicio tuvo lugar en la Audiencia de Sevilla

El juicio tuvo lugar en la Audiencia de Sevilla

Un hombre de 80 años, condenado a cuatro años y medio de cárcel por abuso sexual continuado sobre su nieta, ingresó finalmente en prisión este pasado jueves, después de dos intentos para eludirlo alegando su avanzada edad y problemas de salud.

El hombre fue condenado en mayo de 2019 por hacer tocamientos genitales y en el pecho a su nieta de siete años durante ocho meses entre 2016 y 2017, aprovechando que  se quedaba a solas con ella. El anciano se había trasladado a la casa de su hija -madre de la menor- en el extrarradio de Sevilla debido a su estado de salud.

El acusado M.I.G. hacía creer a la menor que “jugaban a las cosquillas” y le tocaba el pecho, los genitales y la besaba en la boca.

El juicio no llegó a celebrarse porque el abuelo reconoció los hechos en la Sección Primera de la Audiencia de Sevilla y la Fiscalía rebajó su petición de condena de seis años a cuatro y medio.

Pero el ingreso en prisión no se ha podido cumplir hasta ahora porque la abogada defensora pidió que quedase en suspenso en virtud del artículo 80 del Código Penal, que permite la suspensión en caso de enfermedad grave o padecimientos incurables.

El forense examinó al acusado y determinó que su estado de salud era compatible con la pena privativa de libertad, siempre que tuviese un adecuado seguimiento en el centro penitenciario. La defensa recurrió en súplica solicitando un nuevo informe forense pero la Audiencia lo desestimó.

La condena impuesta incluía diez años de prohibición de aproximarse a su nieta a menos de 300 metros y comunicar con ella y el pago de una indemnización de 3.000 euros por el daño moral. El impactante testimonio de la víctima había quedado grabado para ser reproducido en el juicio como prueba preconstituida y evitar que la pequeña tuviese que rememorar lo sucedido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios