Carencias judiciales

Presidente del TSJA: el juzgado-caracola presta un servicio público "insatisfactorio"

  • El juzgado de Sanlúcar seguirá en las caracolas “como mal menor”

  • Los jueces se prestarán el despacho unos a otros cuando necesiten tomar declaraciones  

Un funcionario entra en las caracolas del juzgado de Sanlúcar Un funcionario entra en las caracolas del juzgado de Sanlúcar

Un funcionario entra en las caracolas del juzgado de Sanlúcar

Comentarios 1

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Lorenzo del Río, visitó este viernes el nuevo juzgado número 5 de Sanlúcar la Mayor, instalado en unas caracolas. En declaraciones a este periódico, afirmó que la situación “es insatisfactoria” porque se trata de un servicio público que “no está dando la respuesta adecuada al ciudadano que va allí ni a los que trabajan en él”.

En especial lamentó la tardanza de la Junta en adjudicar las obras del edificio donde debía instalarse el nuevo juzgado.  Hoy mismo habló con el director general de Infraestructuras de la consejería de Justicia, Eduardo Tamarit, a quien transmitió sus quejas porque “no es razonable el retraso, sabiendo desde hace trece meses que el 30 de noviembre debía entrar en servicio este juzgado”. El representante de la Junta reconoció la demora y le explicó los problemas surgidos en la tramitación administrativa de las obras.

Del Río reconoció que hasta que en febrero o marzo terminen los trabajos de la nueva sede “van a ser tres meses complicados y una situación insatisfactoria”, aunque  “se va a procurar que los perjuicios sean los menos posibles”. Especialmente problemático será el escenario a partir del martes, cuando el nuevo juzgado entrará de guardia durante una semana y comience el trasiego por las caracolas de detenidos, abogados y otros profesionales.

De momento no han tomado posesión ni el juez ni el secretario del nuevo órgano judicial y la juez del número 1 está llevando los dos juzgados. Cuando el nuevo magistrado se incorpore a principios de año, los demás compañeros le prestarán su despacho cuando tenga que tomar declaración a detenidos o llevar a cabo alguna diligencia con presencia de varias personas. Ello es así debido a las reducidas dimensiones del despacho provisional que se ha asignado al juez en el edificio judicial, donde ocupa una sala hasta ahora usada por los abogados.

Del Río descarta que se clausuren las caracolas -instaladas en el patio del edificio de los juzgados- porque son “un mal menor y provisional”. 

El presidente del TSJA se reunió con los jueces de la localidad, con los funcionarios del juzgado instalado en las caracolas y visitó las obras del edificio donde se van a ubicar las nuevas oficinas judiciales. 

Afirmó a este periódico que la nueva sede va a tener unas dotaciones excelentes, “de las que no estamos acostumbrados a ver en Andalucía”. Dispondrá,  entre otros, de una sala de víctimas y otras medidas para evitar que coincidan acusados y denunciantes, por lo que posiblemente uno de los juzgados que se traslade allí será el encargado de Violencia de Género. La Junta baraja alquilar también el edificio contiguo para que estén juntos los cinco juzgados.

Según informó el TSJA, los jueces de Sanlúcar trasladaron a del Río su “preocupación por las condiciones e instalaciones en las que ha comenzado a funcionar el quinto juzgado”.

También le comunicaron sus quejas por la sobrecarga de trabajo, la insuficiencia de medios y la necesidad de refuerzos, unido a la ausencia de infraestructuras adecuadas para la sede judicial.

La visita de la máxima autoridad judicial andaluza se produjo después de que los abogados y fiscales denunciasen las instalaciones “indignas, inadmisibles y tercermundistas” del nuevo juzgado. 

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios