Macrocausas

La Audiencia registra 65 causas “de especial complejidad” en dos años

  • La siguiente macrocausa, el delito societario en Mercasevilla,  empieza en enero

El primer sumario de Invercaria, en un despacho a la espera de juicio El primer sumario de Invercaria, en un despacho a la espera de juicio

El primer sumario de Invercaria, en un despacho a la espera de juicio

Las cuatro secciones penales de la Audiencia de Sevilla han registrado 65 causas “de especial complejidad” en los últimos dos años, desde que los magistrados empezaron a buscar soluciones para la avalancha de macrojuicios que se esperan derivados de los ERE y el caso Invercaria.

Causas de “especial complejidad” son aquellas que superan los 3.000 folios -sin contar los anexos documentales- o que tienen ocho o más partes personadas, aparte de la Fiscalía.

Desde que empezó a aplicarse este criterio en junio de 2016, la Sección Primera ha recibido 18 causas de este tipo, la Sección Tercera 15, la Sección Cuarta 17 y a la Sección Séptima le han correspondido 15 causas.

Las causas de especial complejidad incluyen tanto las macrocausas derivadas de los ERE, Invercaria o Mercasevilla como los juicios contra bandas organizadas de narcotráfico. 

Recientemente se ha calificado como tal el llamado “caso UMAX”, que se desgajó del caso de los ERE, fue investigado por el juzgado de Instrucción 10 y su enjuiciamiento ha correspondido a la Sección Tercera. Al igual que otras macrocausas, está a la espera de fijar fecha de juicio.

En él la Fiscalía ha solicitado diez años de cárcel y 32 de inhabilitación para cinco ex altos cargos de la Junta de Andalucía por los pagos de 1.550.114 euros realizados entre 2003 y 2010 por la Consejería de Empleo a la empresa UMAX. Esta sociedad, presuntamente, contrató a 44 personas que “pertenecían al círculo de amigos y familiares" del ex director general de Trabajo de la Junta Francisco Javier Guerrero. 

En junio de 2016, la veintena de magistrados de las secciones penales se reunieron en un “plenillo” para establecer los criterios de elección del tribunal que debía enjuiciar el denominado “procedimiento específico” de los ERE, en el que estos días están siendo juzgados los ex presidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán junto a otros 19 ex altos cargos.

De esa reunión surgió un acuerdo para establecer un turno de reparto específico para las causas de “especial complejidad” mediante la compensación en el reparto de asuntos ordinarios.

Las más problemáticas son las macrocausas derivadas de  los ERE e Invercaria. Algunos de esos juicios pueden durar hasta cinco meses y en ellos los imputados y abogados son los mismos, por lo que no pueden coincidir en el tiempo. En concreto, en la mayoría de las once piezas de Invercaria que han llegado a la Audiencia está procesado su ex presidente Tomás Pérez-Sauquillo.

Los macroprocesos por corrupción que han llegado a la Audiencia están pendientes de su fecha de juicio excepto el que juzgará el delito societario en Mercasevilla, previsto para un mes y que comenzará el 15 de enero de 2019 en la Sección Cuarta.

Esta sala ha recibido otras cinco macrocausas por corrupción que aún no tienen fecha, la Sección Séptima tiene tres piezas de Invercaria que tampoco tienen fecha y la Sección Primera tiene otras dos de Invercaria (Juana Martín y Acyco), también sin fecha.

Las repercusiones alcanzan a otras provincias: el juicio por el caso Quality Food por presuntas irregularidades en la Zona Franca de Cádiz, cuya celebración estaba prevista para noviembre de 2017 en la Audiencia de Cádiz, se tuvo que aplazar al coincidir varios de sus abogados con la vista por el “procedimiento específico” de los ERE en Sevilla. 

Con ocasión de su comparecencia ante el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para su reelección, en junio pasado, el presidente de la Audiencia, Damián Álvarez, cifró en 92 las macrocausas que llegarán a la Audiencia en los próximos meses.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios