Robo en viviendas

Cinco años y medio de cárcel y expulsión para los georgianos que robaban pisos

  • Robaron diez pisos en menos de un mes

  • Marcaban las viviendas para saber si estaban vacías

Momento de la detención de uno de los acusados Momento de la detención de uno de los acusados

Momento de la detención de uno de los acusados

La Audiencia de Sevilla ha impuesto condenas de entre dos años y medio y cinco años y medio de cárcel a los cuatro georgianos acusados de robar diez pisos de Sevilla en menos de un mes.

La sentencia de la Sección Cuarta de la Audiencia, a la que ha tenido acceso este periódico, les condena a distintos años de cárcel según su participación individualizada en los diez robos en pisos de Triana, Los Remedios y Nervión de los que fueron acusados. 

Tal como había pedido la abogada defensora, Ofelia Liñán, los jueces imponen a los acusados T.K., M.G., D.J. y G.S. la expulsión de España

Dicha expulsión será inmediata para los dos condenados a dos años y medio de prisión y se producirá después de que hayan cumplido tres años y medio y dos años y medio de prisión en España para los sentenciados a penas mayores.

El objetivo es “asegurar la defensa del orden jurídico y restablecer la confianza en la vigencia de la norma infringida por el delito”, dice el magistrado ponente, Carlos Lledó.

Tras la expulsión, la sentencia les prohíbe volver a España en un plazo que oscila entre los seis y diez años, pues en ese caso serían detenidos e ingresados de nuevo en prisión para cumplir el resto de la condena.

Los jueces destacan “el elevado número de delitos llevados a cabo en pocos días, un total de diez en menos de un mes, y por otro lado el alto nivel de sofisticación técnica con que forzaban las cerraduras”.

Son datos que “hablan de un importante grado de peligrosidad delictiva de dicho grupo", elementos que solo se ven compensados de alguna manera porque en su modus operandi “buscaban deliberadamente la ausencia de moradores, evitando así riesgos para otros bienes jurídicos que pueden acabar poniéndose en riesgo en este tipo de delitos”.

En uno de los pisos robaron y se fumaron un puro

La sentencia recoge que, en uno de los pisos violentados, el acusado M.G. se fumó un puro y dejó la colilla en un cenicero, por lo que fue identificado gracias al ADN. El fallo judicial destaca que en esta vivienda "debieron pasar un tiempo superior al habitual pues no en vano hubieron de emplearse con ayuda de no pocas herramientas", entre ellas una rotaflex para forzar una caja de seguridad.

Los robos fueron cometidos en julio y agosto de 2018 y la banda de georgianos se apoderó sobre todo de joyas -valoradas en uno de los asaltos en 56.588 euros- y dinero en efectivo. 

Previamente marcaban las viviendas con una pequeña tira de plástico transparente que, en caso de ser abierta la puerta, caía al suelo.

La Fiscalía había pedido para cada uno de ellos una condena total de 10 años de cárcel. Ahora, junto a las penas de entre dos y cinco años por robo en casa habitada, la Audiencia les impone seis meses de prisión por un delito de pertenencia al grupo criminal. En este último caso, la resolución se aleja de los tres años solicitados por el fiscal porque no considera demostrado el delito más grave de pertenencia a organización criminal, que “se ha de reservar para aquellos supuestos de mayor complejidad de la estructura organizativa y un reparto de responsabilidades con la suficiente consistencia y rigidez”.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios