Primer contacto

La hibridación enchufable sigue ganando terreno en Mercedes: así son los EQ Power

  • Mercedes se entrega a siguientes etapas de electrificación de una gama en la que, por unos años, los reyes son los híbridos enchufables. Este es el plan de electrificación mostrado por la marca en una jornada en la que pudimos conducir algunos de sus PHEV, entre ellos, el C 300 e.

La hibridación enchufable sigue ganando terreno en Mercedes La hibridación enchufable sigue ganando terreno en Mercedes

La hibridación enchufable sigue ganando terreno en Mercedes

Mercedes contará en 2021 con 20 versiones híbridas enchufables y cinco eléctricos. Prevé, en cinco años, alcanzar las 28 y 10, respectivamente. Y, en 2030 y sin variación ya del numero de PHEV, que los modelos exclusivamente movidos por electricidad se dupliquen, hasta la veintena.

Esta es la evolución del panorama electrificado que la división de turismos de Mercedes apunta para los próximos diez años y en los que no quedará -quizá sólo alguna versión muy puntual- sin electrificar toda vez que la desinversión que se va a producir en relación a los motores de combustión es vertiginosa: en cinco años, de un 40 por ciento; en diez, de un 75 por ciento.

La clave hoy para seguir contando con nuevas versiones electrificadas es, a decir de Mercedes, la disponibilidad de baterías de iones de litio. La clave hoy para seguir contando con nuevas versiones electrificadas es, a decir de Mercedes, la disponibilidad de baterías de iones de litio.

La clave hoy para seguir contando con nuevas versiones electrificadas es, a decir de Mercedes, la disponibilidad de baterías de iones de litio.

El 90 por ciento de los usuarios, menos de 50 km diarios

Quizá por eso, entre otros factores más, es ahora el momento de los híbridos enchufables, un sistema de propulsión en el que Mercedes se ha convertido en un auténtico especialista en tanto que aporta una solución de valor basada en la electricidad a un porcentaje muy alto de personas. Por ejemplo, según una aplicación que permite analizar recorridos, la EQ Ready, el 90 por ciento de los conductores realizan trayectos diarios de menos de 50 km; un 96 por ciento hace menos de 100 km y un 99 recorre menos de 400 km. En estas situaciones de uso, los híbridos tienen una potencial capacidad de proponer recorridos eléctricos y de bajo coste a casi la totalidad de los conductores en el día a día.

22 versiones Mercedes-Benz EQ Power

La firma dispone hoy de 22 versiones con el marchamo EQ Power, que es como denomina a sus híbridos enchufables.

Hoy Mercedes utiliza tres motores de combustión distintos para sus híbridos con 160 y 211 en gasolina; y 194 CV en Diesel que se combinan con otros tantos eléctricos. Hoy Mercedes utiliza tres motores de combustión distintos para sus híbridos con 160 y 211 en gasolina; y 194 CV en Diesel que se combinan con otros tantos eléctricos.

Hoy Mercedes utiliza tres motores de combustión distintos para sus híbridos con 160 y 211 en gasolina; y 194 CV en Diesel que se combinan con otros tantos eléctricos.

Estos Mercedes cuentan con tres tecnologías diferentes, que se utilizan en tres de las cuatro plataformas disponibles para los turismos, usando hasta cuatro motores térmicos distintos para estos híbridos, uno de ellos un Diesel; que se combinan con tres motores eléctricos diferentes y dos cajas de cambios: una de tipo G-Tronic con convertidor de par y engranajes epicicloidales, con 9 velocidades, para los modelos más grandes; y otra de doble embrague, la DCT de 8 marchas, con pares de engranajes para la variación de los desarrollos.

En cuanto a la capacidad de las baterías, que monta Accumotive una empresa de Daimler, se ofrecen tres niveles: 13,5 kWh en los Clase C y GLC, además de los Clase E; 15,6 kWh para los Clase A, B, CLA y GLA y, por último, la más grande de todas, la de 31,2 kWh que se emplea en los GLE, por el momento en exclusiva.

Como valor medio, estos híbridos enchufables permiten ahorrar un 55 por ciento de las emisiones de CO2 respecto a vehículos con motores térmicos si se emplea energía renovable en ellos.

Entre los SUV, los Mercedes GLC comparten tecnología híbrida con los Clase C y Clase E, tanto berlinas como familiares. En todos ellos hay un hibrido enchufable con motor de gasolina de potencia total de 320 CV y otro Diesel de 306 CV. Entre los SUV, los Mercedes GLC comparten tecnología híbrida con los Clase C y Clase E, tanto berlinas como familiares. En todos ellos hay un hibrido enchufable con motor de gasolina de potencia total de 320 CV y otro Diesel de 306 CV.

Entre los SUV, los Mercedes GLC comparten tecnología híbrida con los Clase C y Clase E, tanto berlinas como familiares. En todos ellos hay un hibrido enchufable con motor de gasolina de potencia total de 320 CV y otro Diesel de 306 CV.

De las 22 versiones hoy disponibles con sistemas híbridos de tercera generación ocho tienen precios antes de impuestos de menos de 45.000 euros y son susceptibles, por tanto, de beneficiarse de las subvenciones a la compra que ofrece el plan Moves II. Entre ellas están todos los PHEV compactos desarrollados con la plataforma MFA2 y dos de los Clase C, los C 300 e y C300 de con carrocería sedán. Los familiares de estos quedan fuera de este margen.

Así van los Clase C híbridos enchufables

Los Clase C disponen de cuatro programas de conducción -Eco, Comfort, Sport e Individual- además de otros tantos modos de servicio del sistema híbrido.

Estos últimos son un Hybrid en el que se alterna el uso de motor térmico con el eléctrico, con la posibilidad de disponer de ambos si se exige una fuerte aceleración; un E-Mode en el que exclusivamente se utiliza la energía de la batería (Li-NMC), que es de esos 13,5 kWh de capacidad, el E-Save, en el que se puede definir que el uso de la electricidad se limite con el propósito de “congelar” el uso de esta energía para emplearla más adelante o el Charge, en el que también el motor térmico es el protagonista, aunque en este caso en exclusiva, en tanto que parte de su energía se dedica a recargar la batería.

El Mercedes C 300 e es un híbrido muy confortable en toda condición de conducción, ya sea moviéndose sólo con el empuje del motor eléctrico, lo que puede hacer durante unos 40 km; o con el de la combinación de éste con el de gasolina. El Mercedes C 300 e es un híbrido muy confortable en toda condición de conducción, ya sea moviéndose sólo con el empuje del motor eléctrico, lo que puede hacer durante unos 40 km; o con el de la combinación de éste con el de gasolina.

El Mercedes C 300 e es un híbrido muy confortable en toda condición de conducción, ya sea moviéndose sólo con el empuje del motor eléctrico, lo que puede hacer durante unos 40 km; o con el de la combinación de éste con el de gasolina.

Estos modos se seleccionan, a igual que los que definen los programas de conducción, desde las teclas situadas en la consola central en tanto que aún los Clase C no cuentan con el MBUX como sí ocurre en, por ejemplo, los Clase A y GLE. También, desde hace unos meses, en los Clase E con el mismo sistema híbrido.

La potencia de los Clase C 300 de, es decir, con el motor Diesel, es de 306 CV -es uno de los escasos híbridos enchufables con un motor de gasóleo, en este caso un 2.0 de cuatro cilindros y 194 CV, disponibles en el mercado; mientras que las del Clase C 300 e es de 320 CV. Este es el que hemos podido conducir en la jornada dedicada por Mercedes a este tipo de sistema de propulsión.

El precio de los Clase C híbridos enchufables de cuatro puertas es de 53.625 euros para la versión con motor de gasolina, la C 300 e; y 56.125 euros para la que lleva el Diesel, la C 300 de. Los Estate cuestan, respectivamente, 1.450 y 2.650 euros más. El precio de los Clase C híbridos enchufables de cuatro puertas es de 53.625 euros para la versión con motor de gasolina, la C 300 e; y 56.125 euros para la que lleva el Diesel, la C 300 de. Los Estate cuestan, respectivamente, 1.450 y 2.650 euros más.

El precio de los Clase C híbridos enchufables de cuatro puertas es de 53.625 euros para la versión con motor de gasolina, la C 300 e; y 56.125 euros para la que lleva el Diesel, la C 300 de. Los Estate cuestan, respectivamente, 1.450 y 2.650 euros más.

En el Clase C 300 e el motor de gasolina es también un 2 litros de 211 CV. Está ligado al cambio automático de 9 velocidades en el que se embute, justo por delante del convertidor de par, el motor eléctrico fabricado por Bosch. En este tipo de sistema de propulsión -el mismo que también usaba el S 560 e ya extinto, si bien usaba un 3.0 V6 como térmico-, es de 122 CV. Una disposición semejante utilizan los Mercedes E 300 y GLC híbridos, tanto con este motor de gasolina como el Diesel. La tracción es siempre trasera en los turismos y total en el SUV: la 4Matic es una tracción mecánica, es decir, a diferencia de otros híbridos enchufables no utiliza un motor eléctrico para mover el eje trasero, sino que se utiliza un árbol de transmisión para ello.

El funcionamiento del Mercedes C 300 e con electricidad es muy suave, semejante al de un buen coche eléctrico -el Clase C es confortable por suspensiones y aislamiento acústico como más de un eléctrico premium-. Es capaz de mantenerse así en tanto la batería disponga de electricidad  -homologa entre 49 y 56 km de autonomía; 50 marcaba el indicador cuando empezamos a conducirlo con la batería llena, si bien 40 km fue la estimación final- o aceleremos poco, pues en este caso se incorporará al empuje el motor de gasolina. Incluso algo parecido ocurre en tanto usemos el modo híbrido porque, aunque el térmico se activa más espontáneamente, el Mercedes C 300 e es, al igual que  otras versiones, un híbrido muy eléctrico en tanto que tiende a usar con enorme frecuencia esa energía a condición de que tratemos con suavidad el acelerador.

EQ Power es la denominación con la que Mercedes-Benz engloba todas las versiones híbridas que puede recargar su batería mediante la conexión a un cargador. EQ Power es la denominación con la que Mercedes-Benz engloba todas las versiones híbridas que puede recargar su batería mediante la conexión a un cargador.

EQ Power es la denominación con la que Mercedes-Benz engloba todas las versiones híbridas que puede recargar su batería mediante la conexión a un cargador.

A diferencia de lo que ocurre con otros sistemas de propulsión híbridos de la marca, en éste que emplean los Clase C las levas del cambio situadas en el volante no permiten determinar el grado de retención que efectúa el motor eléctrico sino que, independientemente de cual sea el modo de servicio del sistema, de inmediato se pone en marcha el marcha el motor de gasolina ya que habremos interactuado sobre el cambio seleccionando una subida o bajada de marchas. Son cambios con saltos poco perceptibles.

El peso extra que puede suponer el sistema híbrido -la masa del C 300 e es de 1.815 kg, 235 más que el C 300 sin hibridar, es decir, sólo con el mismo 2 litros de gasolina- no parece pasar factura en el comportamiento en tanto nos mantengamos en recorridos urbanos, periurbanos y vías de alta capacidad, del mismo modo que aunque su aportación en forma de empuje está ahí y es de valor cuando se exigen reacciones rápidas, en absoluto se trata de un deportivo: la ventaja en la aceleración 0 a 100 km/h respecto al C 300 es de sólo 0,5 s en tanto que el C 300 e acelera en 5,4 s.

Aunque es mucho más pesado que la versión que sólo cuenta con el motor de combustión, en marcha no se percibe tanta masa. Eso sí, las prestaciones son semejantes a las de esa versión sin hibridación y menos potente. Aunque es mucho más pesado que la versión que sólo cuenta con el motor de combustión, en marcha no se percibe tanta masa. Eso sí, las prestaciones son semejantes a las de esa versión sin hibridación y menos potente.

Aunque es mucho más pesado que la versión que sólo cuenta con el motor de combustión, en marcha no se percibe tanta masa. Eso sí, las prestaciones son semejantes a las de esa versión sin hibridación y menos potente.

La prioridad con el Mercedes C 300 e es viajar confortablemente y con cuantos más kilómetros eléctricos, mejor. Eso sí, a costa de hacerlo renunciando a capacidad de depósito -que pierde 16 litros al disponer de 50- y maletero -reducido de 455 a 300 litros-.

Para cargar la batería cuando se enchufa a la red eléctrica, los Clase C híbridos muestran su pertenencia a una generación anterior de PHEV en tanto que no admiten corriente continua -como sí ocurre, por ejemplo, con los Clase A-. Ahora bien, con alterna y mediante un conector Mennekes -o tipo 2- pueden recibir potencias de hasta 7,4 kW, de modo que en hora y media su batería pueda estar completamente llena. Con 2,3 kW y usando un enchufe tipo schuko tardaría 5 horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios