Mundo

El EI avanza en su ofensiva a Kobani pese a los bombardeos de la coalición

  • El Gobierno turco descarta una ofensiva terrestre de su Ejército para frenar a los 'yihadistas' en el enclave kurdo de Siria

Los combatientes del grupo yihadista Estado Islámico (EI) dieron ayer un impulso a su ofensiva contra el enclave kurdo sirio de Kobani, donde avanzaron por el este y el sur, pese a los bombardeos de la coalición internacional.

No se sabe a ciencia cierta qué proporción de la ciudad tienen en su poder, ya que mientras que el Observatorio Sirio de Derechos Humanos afirmó ayer que los extremistas controlan más de un tercio de la población, fuentes kurdo-sirias lo niegan.

El responsable de la defensa de Kobani, Esmat Sheij Hasan, dijo por teléfono que el EI tiene en sus manos un cuarto de la localidad, que abarca barrios en el este y el sur. Esas áreas son escenario de combates continuos entre los radicales y los milicianos kurdos, indicó Hasan, presidente del Organismo Autónomo de Defensa y Protección de Kobani.

En paralelo, la coalición internacional atacó ayer objetivos del EI en la parte oriental y meridional de la ciudad y en los alrededores. A ese respecto, el presidente de la Administración Autónoma kurda de Kobani, Anuar Muslem, destacó que las autoridades civiles de Kobani no tienen contacto con la coalición, pero sí las Unidades de Protección del Pueblo kurdo, que se coordinan "de forma indirecta" con la alianza.

Aun así, los bombardeos no impidieron que desde el este los yihadistas penetrasen un kilómetro dentro de Kobani, que tiene cinco kilómetros de ancho, aunque todavía no alcanzaron el centro, subrayó el responsable político en una conversación telefónica.

En la mitad oriental, tomaron el control de un mercado de verduras y una comisaría de las fuerzas de seguridad kurdas, conocidas como las Asayish.

El observatorio, que calificó de "lento" el progreso en las últimas horas de los radicales, apuntó que los choques durante la jornada de ayer se concentraron en la calle 48 y en las inmediaciones del cuartel de las Asayish. En ellos al menos 11 yihadistas perdieron la vida y otros cuatro fueron capturados por los milicianos kurdos, dijo la ONG.

También hay enfrentamientos en la periferias suroccidental de la población, en los alrededores de un hospital próximo a la carretera que conduce a Alepo.

Los extremistas suníes irrumpieron el lunes en Kobani, situada en la provincia de Alepo (norte), después del inicio el día 16 de una ofensiva contra la ciudad.

La localidad está cercada por el este, oeste y sur por los yihadistas, ya que al norte limita con Turquía, adonde ha llegado en las últimas semanas un gran número de refugiados kurdos sirios.

Según el observatorio, el EI lanzó ayer cohetes contra la frontera, donde también se registraron choques entre los radicales y los combatientes kurdos.

Turquía está bajo una creciente presión interna, sobre todo de parte de la población kurda, que protagonizó protestas que dejaron una veintena de muertos en los últimos días, para que actúe en el norte de Siria y evite que Kobani que caiga en manos del EI.

Para ello, Ankara pidió en reiteradas ocasiones el establecimiento de una zona de exclusión aérea y de contención a lo largo de su frontera con Siria, algo que la OTAN no contempló hasta ahora.

Ayer, el Gobierno turco descartó una ofensiva terrestre de su Ejército para frenar el avance de los extremistas en Kobani. Esta urbe es uno de los tres principales enclaves kurdos de Siria y forma parte de la administración autónoma kurda en el territorio sirio.

Las milicias kurdas son las que están presentado la resistencia más dura al avance del EI en Iraq y Siria, donde los radicales proclamaron un califato en junio.

Por otro lado, al menos 220 yihadistas murieron la madrugada de ayer en un bombardeo de aviones de la coalición internacional contra un convoy del EI en el norte de Iraq, informó un responsable de seguridad local.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios