Mundo

Londres plantea no conceder un trato preferencial a los inmigrantes de la UE

  • Un informe del Gobierno de May propone restricciones en los visados a los trabajadores y a los universitarios menos cualificados

Theresa May, durante una rueda de prensa a final de agosto en Nairobi. Theresa May, durante una rueda de prensa a final de agosto en Nairobi.

Theresa May, durante una rueda de prensa a final de agosto en Nairobi. / Dai Kurokawa / Efe

Comentarios 1

Los inmigrantes de la UE deberían recibir el mismo trato que los de fuera del bloque al finalizar el periodo de transición posterior al Brexit, señala un informe presentado ayer por la Comisión Asesora de Migración (MAC, en inglés). "Si –y esto no es una recomendación de MAC– la inmigración no forma parte de las negociaciones con la UE y el Reino Unido decide su futuro sistema migratorio en solitario, recomendamos que toda la inmigración sea gestionada sin acceso preferencial de los ciudadanos de la UE", declaró el presidente de la MAC, Alan Manning.

Éste reconoció que esto significaría el fin de la libertad de movimiento vigente en la UE a todos los efectos, pero no sería algo "inusual", puesto que países como Canadá, dijo, funcionan de esta manera. "El problema de la libertad de movimiento es que deja el asunto de la migración al Reino Unido en manos de los inmigrantes, y los residentes del país no tienen ningún control sobre el nivel o composición de la misma", explicó.

Añadió que las recomendaciones del informe, que variarían si el Gobierno de Theresa May negociara algo diferente con Bruselas, están destinadas "a beneficiar a la población residente en el Reino Unido". En el texto, encargado en julio de 2017 por el Ejecutivo de cara a diseñar la futura política migratoria, se razona que "el impacto de un inmigrante depende de factores como sus cualificaciones, empleo, edad y uso de los servicios públicos, y no de su nacionalidad".

Según los autores, el Reino Unido debería facilitar la concesión de visados a trabajadores cualificados pero mantener restricciones sobre los menos preparados, y propone que los estudiantes extranjeros no sean eximidos de las normas migratorias. Estas medidas, que ahora analizará el Ejecutivo, se aplicarían a partir de diciembre de 2020, cuando acaba el periodo de transición posterior al Brexit, previsto para el 29 de marzo de 2019.

Asimismo, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, afirmó que todavía es "bastante posible" que no haya un acuerdo sobre el Brexit en la fecha fijada. "Desafortunadamente un escenario de no acuerdo es todavía bastante posible. Pero si todos actuamos de forma responsable podemos evitar la catástrofe", dijo Tusk, quien propuso en una carta publicada ayer una cumbre extraordinaria en noviembre sobre el Brexit.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios