Mundo

El fiscal de la trama rusa pide prisión para el ex jefe de campaña de Trump

  • Mueller acusa a Manafort de manipular a testigos y pide que se revoque su arresto domiciliario y lo encarcelen hasta el juicio

El ex presidente de la campaña de Trump, Paul Manafort, saliendo de la Corte federal tras una audiencia en febrero. El ex presidente de la campaña de Trump, Paul Manafort, saliendo de la Corte federal tras una audiencia en febrero.

El ex presidente de la campaña de Trump, Paul Manafort, saliendo de la Corte federal tras una audiencia en febrero. / Shae Thew / Efe / Archivo

El fiscal especial para la trama rusa, Robert Mueller, acusó ayer a Paul Manafort, ex jefe de campaña de Donald Trump, de manipular a testigos en el caso en su contra por delitos financieros y pidió al juez que le revoque el régimen de arresto domiciliario.

Los fiscales que trabajan para Mueller aseguraron en documentos judiciales que Manafort ha intentado contactar con potenciales testigos del caso por teléfono y a través de un servicio encriptado de mensajería.

Para los fiscales, estos contactos suponen una violación de la libertad condicional que le fue concedida tras su entrega en octubre de 2017, por lo que pidieron al juez que revoque el arresto domiciliario y lo mande a la cárcel a la espera del juicio.

En los documentos presentados ante el juez, los fiscales relatan al menos un caso de un testigo que informó al FBI de que Manafort le contactó para hablar de su testimonio.

Aunque el proceso contra Manafort es producto de la investigación de Mueller sobre los presuntos lazos entre el Kremlin y la campaña de Trump, los delitos que se le imputan no están relacionados con su desempeño como jefe de campaña entre junio y agosto de 2016.

Según la acusación de Mueller, Manafort trabajó entre 2006 y 2017 para gobiernos extranjeros sin comunicárselo al Gobierno de EEUU ni cotizar al erario público, como dicta la ley.

De hecho, Manafort tuvo que dimitir como jefe de campaña de Trump tras descubrirse que había ocultado a las autoridades un pago de 12,7 millones de dólares que recibió por asesorar al depuesto presidente ucraniano Víktor Yanukóvich (2010-2014).

Trump intentó ayer desacreditar la investigación sobre la llamada trama rusa al asegurar que es anticonstitucional. En una serie de tuits, recrudeció sus ataques a la investigación que dirige Mueller. "Mientras tanto, la Caza de Brujas sin fin, encabezada por trece demócratas muy Enfadados y llenos de Conflictos (y otros) continúa a medida que nos acercamos a las elecciones legislativas", señaló en alusión a la pesquisa de Mueller.

Trump declaró en otro tuit que "el nombramiento del fiscal especial es completamente ANTICONSTITUCIONAL", sin explicar el motivo de este razonamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios