Cumbre anual del G-7

Las tensiones comerciales y el 'Brexit' empañan la cumbre del G-7 en Biarritz

  • Pese a las sonrisas y las buenas palabras, la división marca la reunión

  • Trump irrumpe en el evento tras amenazar al vino francés y elevar el pulso a China con más aranceles aún

Donald Trump y Emmanuel Macron, ayer en Biarritz junto a sus esposas. Donald Trump y Emmanuel Macron, ayer en Biarritz junto a sus esposas.

Donald Trump y Emmanuel Macron, ayer en Biarritz junto a sus esposas. / Neill Hall (Efe)

Comentarios 0

Un G-7 de expectativas rebajadas pero con importantes asuntos sobre la mesa, como las tensiones comerciales y el Brexit abrió este sábado su cumbre anual, en la que la división entre sus países miembros quedó de manifiesto pese a las buenas intenciones.

Frente a las cámaras, en la recepción oficial, todo fueron sonrisas: el presidente de Francia, Emmanuel Macron, recibió a sus homólogos de Alemania, Reino Unido, Italia, Estados Unidos, Canadá y Japón en el Faro de Biarritz, que albergó su cena informal. Pero la cumbre en esa ciudad del suroeste francés no es ajena a la dificultad de acercar posturas entre los distintos aliados.

"Seguramente no consigamos todo, pero quiero que este G-7 sea útil. Esta reunión es importante. Sin ella, cada uno emprendería su camino", dijo horas antes Macron en un mensaje televisado y dirigido a sus propios ciudadanos. El presidente francés advirtió de que las tensiones comerciales "perjudican a todo el mundo" y confió en que esta reunión contribuya a la desescalada, pero declaraciones previas de algunos de sus participantes habían precisamente avivado el fuego.

Así, el presidente estadounidense, Donald Trump, reiteró antes de viajar a Biarritz su amenaza de imponer aranceles al vino francés en respuesta a la ley que tasa en Francia la facturación digital de los gigantes tecnológicos. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, advirtió ayer de que si Estados Unidos los ejecuta, la Unión Europea "responderá del mismo modo" para defender a su país miembro.

"Pese a que lo último que necesitamos es confrontación, especialmente con nuestro mejor aliado, Estados Unidos, tenemos que estar preparados para ese escenario", señaló Tusk.

Pese a todo, en su primer cara a cara con Macron en una comida bilateral de trabajo, el mandatario estadounidense Donald Trump se mostró conciliador y aseguró que incluso el tiempo era "perfecto", mientras que el anfitrión dejó clara la necesidad de este tipo de discusiones entre "aliados y amigos".

Trump llegó a la cumbre, además, después de que la disputa comercial con China se haya enconado aún más. El viernes, el país asiático impuso aranceles extra a EEUU por valor de 75.000 millones de dólares y en la madrugada del viernes al sábado Washington respondió con un incremento a partir del 1 de octubre, del 25% al 30%, en las tasas actualmente vigentes a productos chinos por un valor de 250.000 millones.

Con esta mochila se citó Trump con Macron, en la que es la primera cita bilateral antes de que el conjunto de negociaciones comience con el resto del G-7 (Alemania, Reino Unido, Italia, Canadá y Japón), y que sirvió para que ambos tomaran el pulso a sus respectivas posturas. La situación en Libia, Siria, Ucrania, Corea del Norte e Irán formó parte de su agenda. "Tenemos que trabajar muy duro porque creo que compartimos el mismo objetivo, asegurarnos de que no tiene acceso al arma nuclear", dijo Macron sobre Irán, pese a que Trump se retiró en 2018 del acuerdo nuclear internacional alcanzado tres años antes con la República Islámica.

La imprevisibilidad de Trump a golpe de tuit no fue el único elemento explosivo de la cumbre: el estreno del nuevo primer ministro británico, Boris Johnson, contribuyó a polarizar las posturas en uno de los temas principales de la agenda, el Brexit.

Johnson se enzarzó en un combate de declaraciones con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en el que trataron de responsabilizarse mutuamente si al final Reino Unido debe salir de la UE sin acuerdo. El mandatario británico insistió en que Bruselas debe "librarse" de la "salvaguarda" irlandesa a fin de alcanzar un acuerdo del Brexit, y el europeo conminó a Johnson a que lance ideas "operativas, realistas y aceptables" si no quiere ser conocido como "Mr. no acuerdo".

El debate sobre una reincorporación de Rusia al G-7 tras su expulsión en 2014 por la anexión de Crimea, algo que solo respalda Trump, o el frente abierto con Brasil por su gestión de los incendios en la Amazonía, que ha provocado que la UE cuestione el pacto con Mercosur, empañan igualmente una agenda centrada en la lucha contra las desigualdades.

Sobre el papel, ese es el eje que articula las discusiones, en las que a partir de hoy también han sido invitados en distintas sesiones los líderes de Sudáfrica, Australia, Chile, la India, Burkina Faso, Egipto, Senegal y Ruanda.

Es una manera de ampliar el impacto de las decisiones de un grupo que cuando se creó en 1975 sumaba el 70 % del Producto Interior Bruto (PIB), pero que en la actualidad ha perdido peso y no representa más del 40 %. Conscientes de la dificultad de llegar al consenso pese a ser un foro informal y franco de diálogo, Macron ha avisado ya de que no habrá un comunicado final este lunes, sino distintas declaraciones que serán suscritas por quien lo desee.

En el polo opuesto, la contracumbre organizada por distintos colectivos sociales convocó este sábado una marcha entre las localidades fronterizas de Hendaya (Francia) e Irún que reunió a miles de personas sin incidentes.

Fue el punto culminante de la "contracumbre", durante la que se han programaron charlas, talleres y mesas de debate, y que ha contado con la participación de destacados dirigentes políticos de la izquierda independentista vasca y catalana, así como de partidos de izquierda y ecologistas.

Mientras por la tarde, ya en Bayona, otra manifestación sí registró enfrentamientos con las fuerzas del orden. Cientos de personas desfilaron por el centro de Bayona contra la cumbre del G-7, que empezaba a muy pocos kilómetros de allí en Biarritz, y se enfrentaron a las fuerzas del orden, que se habían desplegado en gran número.

Algunos de los participantes lanzaron proyectiles contra la policía, que respondió primero con gases lacrimógenos y con cañones de agua, explicó a Efe una portavoz de la Subprefectura (delegación del Gobierno).

Entre los asistentes había miembros de algunos colectivos que participaron en la "contracumbre", así como algunos "chalecos amarillos".

Cientos de agentes se habían desplegados en Bayona para intentar evitar los incidentes y hacer frente a posibles altercados.

En total, el dispositivo de seguridad francés para la cumbre del G7 de Biarritz está formado por 13.200 policías y gendarmes, a los que hay que añadir los movilizados en España, unos 7.000 en total.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios