Arcángel | Crítica

Las virtudes de los clásicos

Arcángel presentó su nuevo disco en el auditorio de FIBES. Arcángel presentó su nuevo disco en el auditorio de FIBES.

Arcángel presentó su nuevo disco en el auditorio de FIBES.

Con letras de Isidro Muñoz y músicas que firma el propio cantaor, nos llegó la nueva propuesta de Arcángel en la noche del jueves a FIBES. La novedad mayor de la propuesta, aparte de las mencionadas, es la inclusión del coro Nuevas Voces Búlgaras dirigidas por Georgi Petkov que ya colaborara hace 20 años en el Lorca de Morente. La obra incluyó también alguna vuelta de tuerca al repertorio del onubense como las fenomenales tarantas Temprano que fueron la primera colaboración Arcángel-Muñoz-Dani de Morón y que sonaron rotundas y poderosas en el auditorio de FIBES. Lo mejor de la noche, junto a la intimista versión del Dime de Lole y Manuel. Y es que los versos de Juan Manuel Flores, tan directos, tan frescos, nos ofrecen siempre una nueva lectura por muchas veces que los hayamos visitado. Es la virtud de los clásicos y así lo entiende Arcángel cuando incluye en su espectáculo, también, el Cabalgando del mítico dúo, La aurora de Nueva York de Morente o La leyenda del tiempo de Camarón. Por cierto que el arreglo de Dani de Morón para la música de Morente, basado en el original de Vicente Amigo, es tan poderoso que aún mostrando claramente la huella del guitarrista cordobés, nos trasporta a otros universos jondos. Y es que Dani de Morón está en una forma bestial, absoluta. Igual que Rycardo Moreno que, lo mismo escanciaba notas jazzísticas en tangos y bulerías que emulaba al añorado Manuel Molina en las mencionadas versiones. Lo mismo podemos decir de Arcángel: se encuentra en un estado de forma fenomenal, su voz es pura miel, como siempre, a la que une en los últimos tiempos una fortaleza, una densidad nueva. El trabajo con el coro es más que notable con unos arreglos plenos de ritmo en el que la polifonía búlgara, sobrecogedora y brillante, aporta nuevas lecturas de las melodías jondas. Impresionante también la caña y el final en el que el maestro Petkov mostró como puede sonar un coro por bulerías. La polifonía, el próximo reto del cante jondo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios