Arcángel | Crítica Sucedió una noche

El cantaor onubense ofreció un recital de corte clásico en Sevilla. El cantaor onubense ofreció un recital de corte clásico en Sevilla.

El cantaor onubense ofreció un recital de corte clásico en Sevilla. / Grupo Joly

Tras su anterior comparecencia en gran formato, nada menos que en Fibes, con la propuesa Al este del cante, volvió Arcángel a Sevilla a un espacio de aforo pequeño en la forma de un recital íntimo. Tras su anterior comparecencia en gran formato, nada menos que en Fibes, con la propuesta Al este del cante, volvió Arcángel a Sevilla a un espacio de aforo pequeño en la forma de un recital íntimo. Esa falta de pretensiones propició un magnífico recital que se nutrió de lo más granado del repertorio del cantaor. No solo los estilos tradicionales, también temas de nuevo cuño como el brillante No consigo, con letra de Juan Cobo Wilkins, para que el que Dani de Morón realizó un brillante arreglo. O clásicos contemporáneos como el Dime de Manuel-Lole-José Manuel Flores o La aurora de Nueva York de Morente-Lorca. Aunque el punto de inflexión del recital fue la impresionante soleá. Ahí hizo acto de presencia esa cosa emotiva e inopinada que consiste en que una letra que has escuchado en cientos de ocasiones parezca recién parida y arroje nuevos significados. También la taranta fue emocionante conjugando el estilo bronco de Manuel Torre, que, por supuesto Arcángel hace a su manera, con propuestas más líricas. No faltaron a la cita las cantiñas a su forma, los fandangos de Málaga, las tangos y bulerías de nuevo cuño, los tientos ... Dani de Morón ofreció un solo por granaínas que lleva al estilo a otro universo y un acompañamiento ejemplar en el que siempre busca nuevos sones, proporcionando a veces todo un colchón armónico con una sola nota o construyendo en otras un muro de sonido. Pero en la soleá, con el diapasón reducido al mínimo, tuvo que atenerse al toque quintaesenciado tradicional y eso se tradujo en un sentido más recto, telúrico, de la propuesta. Los Mellis aportaron su característico soniquete eléctrico y su buen gusto en los coros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios