Cultura

Cuerpos y ofrendas

  • Su recreación novelada de la vida de Ambrose Bierce en 'Gringo Viejo' es un homenaje de la literatura al periodismo.

Ayer estuvimos hablando de él horas antes de conocer la noticia de su muerte. Vino al periódico Araceli Manjón-Cabeza, una profesora de Derecho Penal que ha publicado un libro titulado La solución en el que mantiene que la prohibición de las drogas ha generado un crimen organizado y una droga de pésima calidad que juntos producen muchas más muertes. Sobre todo en México. En el índice alfabético de su libro, Carlos Fuentes aparece entre Milton Friedman, ideólogo de la Escuela de Chicago, y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de colombia (FARC). El 29 de abril de 1993, Fuentes unió su firma al manifiesto liberalizador del consumo que encabezaba su amigo Gabriel García Márquez y que rubricaban, entre otros, Manuel Vázquez Montalbán, Fernando Savater y Joan Manuel Serrat.

Fuentes vino a Sevilla en abril de 2003 a dar el pregón taurino. Acababa de salir su novela La silla del águila. Me llevaba bien estudiada la novela y cuando llegué al hotel Alfonso XIII el escritor todavía atendía en la ronda de entrevistas al compañero Jesús Álvarez, del ABC. Surgió en el inicio de la charla con el escritor mexicano una teoría del género de la entrevista: es como un examen en el que el examinando pregunta y el examinador responde. Confío en que me aprobara. Recuerdo su voz de figurante de El ángel exterminador, la defensa que hizo de Hernán Cortés, avergonzado de que sus compatriotas le rindieran un culto casi clandestino al extremeño enterrado en Castilleja.

Leí antes el Diccionario del diablo de Ambrose Bierce que la recreación novelada que Fuentes hizo en Gringo Viejo de aquel periodista norteamericano que se casó con una india chiricaua y se alistó en el ejército de Pancho Villa con un ejemplar del Quijote entre sus pertenencias. Del imperio de Hearst a las tropas de Villa, un martirologio que consideraba variante jubilosa de la eutanasia. Fuentes fue presidente de honor del cuarto centenario del Quijote.

Aceptó caballeroso mi broma con el título de su novela y los cuatro goles del Buitre a Dinamarca en Querétaro, la ciudad del estado de Guanajuato donde murió fusilado Maximiliano de Habsburgo, el protagonista de la novela de Fernando del Paso Noticias del Imperio. Por sugerencia de Manuel Gregorio González, leí el libro de relatos de Carlos Fuentes Cuerpos y ofrendas. Una combinación de la mejor literatura. Todavía soboreo escenarios de Acapulco y de Split donde sucedían algunas de esas historias.

Un verano leí Una familia lejana. Como la familia que dejan entre sus lectores autores de su talla cuando se van. Tan cerca de Dios, tan lejos de los Estados Unidos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios