Coronavirus | El impacto en la cultura

La Feria del Libro abre otra página

  • La Asociación Feria del Libro de Sevilla va a reunirse con el Ayuntamiento para presentar su nuevo modelo, que coordinará Rafael Jurado, y buscar la fecha idónea tras cancelar en 2020

Elvira Lindo junto a su marido Antonio Muñoz Molina antes de ofrecer el pregón inaugural de la Feria del Libro de Sevilla de 2019. Elvira Lindo junto a su marido Antonio Muñoz Molina antes de ofrecer el pregón inaugural de la Feria del Libro de Sevilla de 2019.

Elvira Lindo junto a su marido Antonio Muñoz Molina antes de ofrecer el pregón inaugural de la Feria del Libro de Sevilla de 2019. / Juan Carlos Muñoz

La Asociación Feria del Libro de Sevilla (AFLS) decidió cancelar el pasado mes de septiembre la edición 2020 de la cita de la Plaza Nueva, que debía haberse celebrado del 22 de octubre al 1 de noviembre, tras descartarse sus fechas tradicionales de primavera debido al confinamiento. El principal patrocinador de la Feria era, como viene siendo habitual, el Ayuntamiento de Sevilla, que tenía consignada en los presupuestos de ese año una subvención nominativa de 75.000 euros con destino a la Asociación que no llegó a ejecutarse.

La AFLS -entidad que aglutina a todo el sector del libro de la provincia de Sevilla- creyó en septiembre que "lo más prudente y responsable, a pesar de lo triste y difícil de la decisión", era "suspender la Feria y centrarse cuanto antes en la preparación de la edición de 2021". Hubo otros eventos en la ciudad que también cuentan con un importante patrocinio municipal, como el Monkey Week, que decidieron no suspender y celebrar su edición recurriendo a la imaginación, el streaming y las nuevas tecnologías, pero no fue el caso de la gran cita literaria.

"Tenemos la suerte de que la Feria la organiza el sector que, de forma consensuada y valorando todos los pros y contras, tiene claro que la Feria del Libro de Sevilla, además de un evento cultural de primer orden, es un encuentro de carácter comercial y que tanto un aspecto como otro no son viables con las condiciones actuales", añadía entonces la Asociación en el comunicado en el que dieron a conocer la decisión de dejar pasar en blanco 2020.

Lo más probable es que se celebre en otoño aunque no se descarta junio todavía

Pese a la cancelación de la pasada edición, conocida un mes antes de que se hubiera inaugurado la Feria en la Plaza Nueva (el pregón corría a cargo del escritor gaditano Eduardo Mendicutti), hubo un trabajo de organización y coordinación que se llevó a cabo, incluido el cartel anunciador de la cita, que se había encargado al artista urbano y galerista Seleka. Esa realidad, que conocen tantas empresas culturales afectadas por cancelaciones durante 2020, como evidenció la manifestación del sector de los espectáculos el pasado domingo en varias capitales españolas, incluida Sevilla, bajo el lema "S.O.S. Cultura", es la que afecta ahora a la empresa de gestión y comunicación cultural Édere, al frente de la cual está la anterior codirectora de la feria Nuria Lupiáñez y que reclama desde hace medio año a la Asociación 8.000 euros por servicios prestados para el diseño de la cita. Édere le pide a las administraciones y patrocinadores que exijan a la AFLS que liquide su deuda antes de apoyar la celebración de 2021. Por su parte, la directiva de la AFLS aseguró ayer a este medio que no tiene facturas pendientes con los proveedores.

La delegación de Cultura que dirige Antonio Muñoz ha sido, desde siempre, una de las firmes valedoras de la celebración de la feria con las máximas condiciones sanitarias, dentro de su apuesta por una Cultura segura que ha dado frutos tan excelentes en un año tan difícil como la pasada Bienal de Flamenco, el Festival de Cine o la edición, ahora en curso, del Festival de Música Antigua de Sevilla, entre otras iniciativas municipales. Al Ayuntamiento que preside Juan Espadas le gustaría implicarse más en la Feria del Libro, dado que se trata de uno de los eventos culturales más importantes de la ciudad, y una de las tres ferias más importantes del Estado español junto con las de Madrid y Valencia. Es por ello que en la reunión prevista con la actual junta directiva de la AFLS, además de garantizar la subvención nominativa de 75.000 euros prevista para este año, se abordarán algunas vías para intensificar esa colaboración.

El Ayuntamiento, que le destina una subvención nominativa de 75.000 euros, se implicará más

El modelo actual de Feria del Libro, según se anunció el mes pasado, difiere de lo que hasta ahora conocíamos. En lugar de contar con una dirección visible elegida por la Asociación (que asumieron con anterioridad Javier López y, después, Verónica Durán y Nuria Lupiáñez), el sector ha optado por estar más presentes en las decisiones ejecutivas a través de su junta directiva y confiar la coordinación a una candidatura seleccionada tras un proceso de selección al que optaron diversos particulares y empresas. Según ha podido saber este medio, la Junta Directiva de la Asociación Feria del Libro de Sevilla decidió seleccionar de forma unánime el proyecto y presupuesto presentado por Rafael Jurado para la coordinación de la Feria del Libro de 2021.

Rafael Jurado, responsable de la empresa cultural El Dispensario, es un gestor e historiador con una larga trayectoria en la organización de ciclos, festivales y eventos literarios, entre ellos la implantación en Córdoba del Proyecto Lunar o la coordinación del Festival Cosmopoética. Jurado es también especialista en cine con distintas publicaciones especializadas en su haber.

Rafael Jurado tiene una amplia experiencia en gestión cultural y ha organizado festivales literarios como Cosmopoética

Dada la actual situación sanitaria, la cita no podría celebrarse ya en abril o mayo, sus fechas tradicionales, y aunque lo más probable sería trasladarla al otoño, fuentes de la AFLS consultadas por este medio aseguran que "no hay ninguna decisión tomada al respecto y no se descarta aún por completo celebrarla en junio". Con todo, teniendo en cuenta la climatología sevillana, los meses de septiembre u octubre (este año, además, no hay Bienal de Flamenco) parecerían más idóneos y también habría un mayor porcentaje de población vacunada para esa fecha.

Lo que parece inviable es que se lleve a cabo la invitación a la francofonía que, impulsada por la anterior dirección de Lupiáñez y Durán, fue muy bien recibida por el Institut Français, ya que no sería posible gestionar viajes y visados en el contexto pandémico que atravesamos. Pero el brazo cultural del Gobierno de Francia en España tiene también previsto apoyar la feria en cuanto se confirme que se celebrará.

Y es que Sevilla como capital del libro es una realidad irrebatible no sólo por la calidad de sus editoriales y librerías, y por la pujanza del sector, sino también por el atractivo de la ciudad para la celebración de eventos culturales de este tipo. Entre los que ya se han confirmado, el que más interés despierta por debutar en la capital andaluza es la celebración del fallo del Prix Formentor, que acogerá en el mes de abril el Hotel Barceló y con el que la Fundación Formentor, que dirige Basilio Baltasar, visibilizará su nueva etapa itinerante y anunciará el ganador de esta edición, que recibirá el premio en septiembre en Túnez. El Comité de Honor de la Fundación Formentor se acaba de estrenar además con Roberto Calasso (Italia), Antoine Gallimard (Francia) y Jorge Herralde (España), presidentes de la editorial Adelphi, Gallimard y Anagrama, como miembros ilustres de la escuela editorial europea y herederos de los editores que fundaron en 1960 el Prix Formentor. El premio mantiene el patrocinio de las familias Barceló y Buadas y su dotación de 50.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios