Crítica de Cine

Mujer en la sombra

Katharina Lorenz. Katharina Lorenz.

Katharina Lorenz. / D. s.

Cualquier entrada que uno consulte sobre la figura de Lou Andreas-Salomé (San Petersburgo, 1861 - Gotinga, 1937) insiste en su condición de mujer libre adelantada a su tiempo, adalid intelectual de la emancipación femenina y el psicoanálisis, pero también en su estrecha relación con figuras masculinas de renombre en la poesía y el pensamiento como Rilke, Freud o Nietzsche.

Si Liliana Cavani ya indagó en su personaje en aquella Más allá del bien y del mal (1977) más interesada por los devaneos eróticos de su biografía que por otros asuntos, este nuevo, arquetípico y esclerótico biopic alemán de guardarropía y parecidos razonables (y por momentos risibles) se inclina por el retrato del perfil frío, severo y autocontrolado del personaje.

Para ello se ajusta con a la rutinaria plantilla narrativa del recuerdo que se activa en la vejez, en pleno auge del nazismo, a través de una cansina estructura de ida y vuelta que va cubriendo, entre formas académicas, exteriores pictóricos de dudoso gusto y con un exceso de culturalismo y diálogos explicativos, las etapas y momentos cruciales de su biografía, desde los días de infancia y juventud en Rusia a los episodios de disfrute intelectual, personal y sexual con los genios arriba mencionados, especialmente con Rilke, todos ellos fascinados por la personalidad y la capacidad intelectual de una mujer que, en sus tres edades y a través de tres actrices distintas, termina atravesando esta película con más sombras e incógnitas que luces e ideas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios