Paqueando | Crítica

Queremos tanto a Paco

Diego Amador estrenó, junto a José María Bandera, 'Paqueando' en el Teatro Central.

Diego Amador estrenó, junto a José María Bandera, 'Paqueando' en el Teatro Central. / Víctor Rodríguez

No ha debido de ser fácil transcribir la compleja música para guitarra de Paco de Lucía al piano. Eso sí, Diego Amador es un profundo conocedor de ambos instrumentos, así que eso facilita, en cierta manera, la tarea. La música de Paco de Lucía, especialmente la de su segunda época, que es el repertorio mayormente seleccionado para este concierto, es social pero también compleja, tanto al nivel rítmico como armónico y melódico. Pero Amador ha salido del envite con nota alta. Y no sólo se trata de transcribir, también de elaborar nuevas variaciones sobre los temas del genio de Algeciras. La música de Amador, se trate de su propio repertorio o, como en este caso, de uno ajeno, es pulcra, trasparente, y al mismo tiempo sólida, fresca. Además ejerció, como no podía ser de otra manera, de enjundioso cantaor, emulando a Camarón por tangos, bulerías o tarantos. Siempre es un lujo escuchar las falsetas de Paco de Lucía y si el ejercicio lo llevan a cabo músicos sobresalientes como estos, aún lo es más.

José María Bandera aporta la solidez de los lazos familiares, es sobrino del algecireño, como saben, y también la memoria del que fue parte del grupo de Paco de Lucía durante años. Así que temas que tantas veces sonaron en sus manos, como guitarra segunda de su tío, volvieron a resucitar sobre las tablas del Central en un ejercicio de nostalgia, homenaje y memoria personal y colectiva. Queremos tanto a Paco que aún nos duele su ausencia y noches como esta son un ejercicio de afirmación flamenca ya que todos nos sentimos huérfanos porque todos somos y seremos sus hijos. Ha sido la figura más influyente del flamenco contemporáneo, y no sólo en la guitarra jonda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios