Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Crítica de Música

Vientos de España en cálida armonía

El Festival Turina reunió anoche a dos estupendos solistas de orquestas andaluzas -Estellés de la Ciudad de Granada, Prieto de la de Sevilla- con un grupo de cuatro jóvenes españoles llegados de regiones y centros de estudios diferentes para un concierto en torno al quinteto de viento, todo un clásico de las formaciones camerísticas.

El programa ofrecía cuatro obras muy diversas, muy útiles para medir capacidades técnicas, expresivas y de trabajo en conjunto, y los resultados fueron espléndidos. El buen empaste y la claridad dominaron la pieza de Hindemith. En el Quinteto de Mozart, escrito en la muy masónica tonalidad de mi bemol mayor (esencial en La flauta mágica que se ve estos días en el Maestranza), lució maravillosamente el estilo suelto y deliciosamente ornamentado de la pianista Rosalía Gómez, aunque hubo algún problema más de empaste entre los vientos y un Larghetto dicho con demasiada severidad, como si fuera aún de Hindemith.

Tras el descanso, resultaron muy atractivos tanto los diálogos imitativos como las partes concertantes de la Summer Music, una obra de Barber tocada de una forma más delicada que enérgica, muy bien contrastadas sus secciones en cualquier caso (¡y cómo cantó el clarinete de Estellés!). Una sorpresa la casi desconocida obra de Thuille, un sexteto de densa entraña romántica, aun con un tercer movimiento de carácter apolíneo y aire popular, que fue interpretado con seguridad y fluidez irreprochables.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios