Cultura

Con poco nos conformamos

Thriller, EEUU, 2010, 125 min. Dirección: Ben Affleck. Guión: Ben Affleck, Aaron Stockard, Peter Craig. Intérpretes: Ben Affleck, Jon Hamm, Rebecca Hall, Chris Cooper. Cines: Ábaco, Al-Ándalus Bormujos, Arcos, Cineápolis, Plaza de Armas, Nervión Plaza, CineZona, Los Alcores, Metromar.

Está la cosa tan mala que cuando se estrena una película regularmente escrita, bien filmada y correctamente interpretada -lo que sería una buena serie B hace 50 años o buen cine de género hace 30- tocamos las palmas con las orejas. El mediocre actor Ben Affleck se está haciendo una reputación como director con su debut en Adiós, pequeña, adiós y -en menor medida- con esta segunda película, buen ejercicio de reescritura del cine negro de atracos que alcanzó su apoteosis de popularidad en los años 50 a uno (La jungla de asfalto) y otro (Rififí) lado del Atlántico.

Bajos fondos de Boston, banda de atracadores que parecen disfrutar más cuanto mayor sea el riesgo y -¡ay!- una historia de amor entre el jefe de los ladrones (el propio Affleck que sitúa delante y detrás de la cámara) y una de sus víctimas (Rebecca Hall). La parte negra funciona bien; la rosa, no. Y es que en general no funciona en la película todo lo que no sea acción -lo que incluye la microsociedad de los delincuentes- o descripción de ambientes a veces filmados con estilo semidocumental. Cuando pretende profundizar en causas o sentimientos exagera con ese punto de énfasis que delata la insinceridad. O las limitaciones de quien quiere unir espectáculo y profundidad sin tener las condiciones de un Michael Mann -a veces The Town parece el mini yo de Heat- o de un Eastwood, espejo en el que se mira todo actor-realizador que quiera lograr a la vez el éxito y el prestigio.

Por esta vez Affleck se queda sin alcanzar las dos cosas. Al menos en las dosis que la producción de la película ambicionaba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios