Cultura

La danza regresa al Cabo de Gata

  • Costa Contemporánea celebra desde el día 31 una nueva edición, que programa más de 30 espectáculos. La oferta formativa explorará la trayectoria por Europa de intérpretes españoles.

Le quedan aún unos años para alcanzar la década, pero en su breve trayectoria -esta vez sus responsables celebran la séptima edición- el festival se ha afianzado como una de las citas más atractivas del panorama de la danza en España. Costa Contemporánea regresa del 31 de este mes al 4 de septiembre, en el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, para continuar con la hazaña conseguida en este tiempo: haberse ganado a un público fiel que acude con interés a sus propuestas. "Sentimos que ese es nuestro mayor logro", comenta Nerea Aguilar, directora del encuentro. "Hasta ahora teníamos una programación en la que la mayoría de las obras eran de danza contemporánea, pero también había conciertos o espectáculos de teatro o circo... Con esa fórmula, los espectadores iban entrando en un mundo, el de la danza, que no les era muy familiar. Ahora van a ciegas, confían en nosotros, nos dicen que siempre les gusta lo que ofrecemos".

La nueva convocatoria se inaugura el 31 de agosto con una nueva entrega del Certamen Mujer Contemporánea, en el que se mostrarán los tres trabajos elegidos de los 47 que se presentaron de toda Europa. "El nivel siempre es altísimo", advierte Aguilar, "por eso tenemos dos jurados: uno internacional, que es el que hace la selección previa, y otro presencial que decide los premios". Aunque el certamen sirve para tantear hacia dónde se dirigen las creadoras y los puntos en común que comparten -"resulta interesante", observa Aguilar, "ver las tendencias que predominan, y este año destacan propuestas más perfomáticas"-, el conjunto se caracteriza por la diversidad. La residente en Berlín Shiri Lukash ajusta cuentas con su pasado -entre una aldea de Israel y una de Filipinas- y reflexiona sobre los refugiados y el desarraigo; la italiana afincada en Barcelona Marta Camuffi despliega su imaginación para esbozar un dúo con una piña; y la canaria Paula Quintana busca su alma más allá del aturdimiento y las herencias culturales y morales que la han condicionado. Este año, dos citas con sede en Sevilla, el Mes de Danza y la Pencca, galardonarán piezas del certamen y las exhibirán. "Así garantizamos que la vida de los espectáculos sea más larga: los creadores, lo que quieren, es ser programados", aseguran desde Costa Contemporánea.

Este año, los talleres que se celebran durante el festival están impartidos, cuenta Aguilar, por "artistas españoles que han desarrollado su trayectoria en Europa, vinculados a los creadores más prestigiosos del continente". Roberto Oliván, que ha trabajado a las órdenes de Anne Teresa de Keersmaeker; Lali Ayguadé, que colabora con Hofesh Shechter y Akram Khan y que en Cabo de Gata se alía con el artista de circo Julián Sicard, o Jorge Jáuregui, componente de Última Vez, la agrupación de Vandekeybus, darán clases en el marco de Costa Contemporánea y actuarán dentro de la programación. "Será una oportunidad para ver, en una punta de España, a grandes intérpretes con los que es difícil encontrarse en los teatros del país", expone Aguilar. La oferta formativa se completa con Iron Skulls, "que mostrarán otras herramientas de la danza" desde expresiones más urbanas.

Además, la programación mostrará más de 30 espectáculos en el Anfiteatro de Rodalquílar, excepto el domingo 4, que la compañía La Máquina de Hacer Pájaros despide la cita en el Centro de Artes Escénicas de Níjar. Aunque el festival ha ampliado un día su oferta con respecto a otros años, no habrá artistas andaluces en ella. Aguilar lamenta que pese a la repercusión que tiene Costa Contemporánea, y de premios como el que le otorgó la Asociación para el desarrollo de la danza en Andalucía (PAD), no haya ninguna ayuda de la Junta. "Siempre hemos programado a compañías de aquí, pero la aportación del Inaem no cubre las propuestas andaluzas y ya no puede salir de nuestro dinero, no es viable el proyecto entonces. Sabemos que en la Junta valoran la iniciativa, pero por problemas administrativos no se ha materializado el apoyo. Esperemos que la ausencia de compañías andaluzas les haga reflexionar".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios