Cultura

El desquite de 'Filomena Marturano'

  • Concha Velasco presenta hoy en el Lope de Vega el montaje de la obra escrita por Eduardo de Filippo, treinta años después de su gran éxito con el mismo personaje

Expansiva y extraordinariamente sonriente ante los halagos de la delegada municipal de Cultura, Maribel Montaño, Concha Velasco dice que es tan enorme su amor por Sevilla que, de tocarle el Euromillón, se compraría una casa y se mudaría a la ciudad. De momento, y mientras los boletos le siguen escatimando la fortuna, la actriz se muestra radiante en su regreso al Teatro Lope de Vega, donde lleva actuando "desde niña".

Hoy presenta el montaje de Filomena Marturano, una obra escrita por el italiano Eduardo de Filippo (1900-1984), dirigida por Ángel Fernández Montesinos y en la que le acompañan los actores Héctor Colomé, Alfredo Amoroso y Teresa Cortés, entre otros. Las entradas para las tres funciones, desde hoy al domingo, están agotadas.

Velasco, siempre popular y estos días de nuevo catapultada por su presencia en televisión (protagoniza la serie de TVE Herederos), ya interpretó este mismo papel de "mujer apasionante y apasionada" en 1979. Muchas cosas han cambiado desde entonces, advierte la actriz. Ahora, afirma, suele mantener mucho tiempo en cartel las obras en las que participa, pues le "cuesta mucho trabajo desperdiciar un éxito".

También tiene "más experiencia" para ponerse en la piel de Filomena Marturano, una ex prostituta de 52 años -según el texto original- mantenida por un señor que, tras un cuarto de siglo de relación y de dominio absoluto sobre ella, opta por casarse con una mujer joven, desatando así una tormenta: Filomena, madre de tres hijos no reconocidos en la Nápoles de entreguerras, planeará su desquite...

Dice Concha Velasco que este papel es un "clásico", una "piedra de toque" para actrices de todo el mundo, por el "desgarro" que representa, pero también por el "canto a la vida y al amor" que contiene en su interior. "En algunas funciones, de repente, he escuchado llorar a alguien entre el público. Porque se llora de emoción con esta obra", afirma la intérprete, que niega haber conseguido "nada" durante su longeva carrera, por lo que su única aspiración estos días es "conseguir que el público del Teatro Lope de Vega se ponga de pie cuando termine la función".

El director del Lope, Antonio Álamo, destaca por su parte la influencia que tuvo el trabajo de Eduardo de Filippo en las carreras de Federico Fellini y Dario Fo, entre otros motivos por su "joy of life" (alegría de vivir).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios