Crítica de cine 'Closet monster'

También hay que salir del armario 'indie'

Connor Jessup, protagonista adolescente de 'Closet monster' Connor Jessup, protagonista adolescente de 'Closet monster'

Connor Jessup, protagonista adolescente de 'Closet monster'

Viene siendo costumbre que, coincidiendo con las celebraciones y eventos del Orgullo Gay, lleguen a la cartelera títulos de explícita temática LGTB. Es el caso de esta modesta y a la postre insustancial Closet monster, una producción canadiense de aire indie que da vueltas sobre el ya viejo asunto del coming out o salida del armario a propósito de un adolescente de una pequeña ciudad de provincias marcado por la separación traumática de sus padres.

La cinta de Stephen Dunn no se contenta con la habitual rutina de la vida suburbial, el sentimiento de la diferencia o el desconcierto propio de la edad, sino que pretende además insuflar un tono de metáfora y pasajes de realismo mágico a través de los diálogos imaginarios de nuestro protagonista con un hámster y la materialización de episodios oníricos y pesadillescos que buscan sublimar en desafortunadas imágenes las dudas, el deseo o el explícito complejo de Edipo que atraviesa su relación con un compañero de trabajo y con un padre con el que nunca se ha entendido.

Así, todo resulta previsible cuando no directamente melifluo en esta pequeña película que, a diferencia de Con amor, Simon, que pudimos ver la semana pasada y aún sigue en cartelera, no consigue salir nunca del cliché del cine independiente sobre el conflicto o la afirmación de la identidad sexual como relato estereotipado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios