Música

Doradas hojas de un 'Otoño Barroco'

  • Miguel Rincón inaugura en el Espacio Turina una ambiciosa edición del ciclo de los Amigos de la OBS

El laudista Miguel Rincón.

El laudista Miguel Rincón.

La madurez cultural de una sociedad se mide por su capacidad de generar espacios de creatividad y condiciones para la emergencia de iniciativas más allá de lo que las administraciones ofrecen. Es decir, por la consecución de una masa crítica de asociacionismo no institucional capaz de fomentar la generación de una vida cultural independiente, creativa y autosostenida. Todo lo demás será abundar en la dependencia y en la indigencia cultural de una sociedad sometida a los vaivenes de la ideología cultural del partido de turno en el poder. Es un aspecto éste que constituye probablemente el más importante déficit de la cultura en Sevilla, con un número de asiduos consumidores de música clásica estancado, cuando no en retroceso, y falto de vertebración.

Prácticamente desaparecidas de la realidad cotidiana de los conciertos las asociaciones de amigos de la ópera o de la Sinfónica, la única excepción gozosa en esta Sevilla que se autoproclama con desfachatez Ciudad de la Música es la Asociación de Amigos de la Orquesta Barroca de Sevilla. Con sus más de mil socios y con la inquietud permanente de añadir cada año un peldaño más en la escala de excelencia, ofrece a la ciudad, a partir de este martes, la posibilidad de asistir a unos espléndidos conciertos agrupados, por séptima vez ya, bajo el membrete de Otoño Barroco. En esta edición la programación ha estado muy atenta a ofrecer el escenario de la Sala Turina a algunos de los muchos y buenos músicos sevillanos que no siempre encuentran en su ciudad la posibilidad de mostrar sus capacidades. Además de darles su merecido lugar a los becarios de la propia asociación, estos conciertos nos permitirán disfrutar de artistas locales tan consumados como Miguel Rincón, Francisco Fernández Rueda, Javier Núñez o Alfonso Leal.

Será precisamente el laudista Miguel Rincón quien abra este festival este 8 de octubre con un programa en el que se mostrarán dos de sus propias transcripciones para archilaúd de las suites para violonchelo de Bach junto a obras del barroco español para guitarra. El 17 de noviembre regresará a Sevilla, en formación de cámara, el legendario grupo The English Concert, en el que se podrá también medir la maestría a la viola de Alfonso Leal y a la reconocida flautista Lisa Beznosiuk, con un bello programa de obras de Mozart y de su admirado Johann Christian Bach. Posiblemente sea Juan de Salisbury en su Matalogicon el autor de la expresión de “enanos subidos a hombros de gigantes” que sirve para introducir el concierto del 24 de noviembre, protagonizado por la Joven OBS y dirigido por Valentín Sánchez, que con obras de Graupner, Corelli, Telemann, Vivaldi y Bach mostrará hasta dónde pueden llegar los jóvenes músicos guiados por sus sabios maestros. El 26 de noviembre será el momento para retrotraernos a uno de los momentos de más fascinante creatividad musical, ese Seicento italiano que aún no estaba constreñido por las formas y estructuras cerradas y que gustaba de llevar al límite la creatividad y el gusto por las extravagancias sonoras. Así, Stravaganza, se proclama el concierto (presentación también de CD) de Javier Núñez (clave) y Sara Águeda (arpa doble).

Resulta todo un acierto que el ciclo se adentre en los terrenos del Romanticismo

Todo un acierto resulta que el ciclo se haya adentrado este año en los terrenos del Romanticismo, donde la interpretación históricamente informada tanto tiene aún que aportar. Y lo hace programando uno de los ciclos de lied más fascinantes: La bella molinera de Schubert. La ocasión será el 3 de diciembre y se le añade el aliciente de escuchar al tenor estepeño Francisco Fernández Rueda, triunfador en el repertorio barroco de la mano de directores como Christie o Gardiner, pero inexplicablemente ausente de las programaciones sevillanas. Al pianoforte se sentará el gran especialista Arthur Schoonderwoerd.

Becarios, profesores de la OBS y un coro participativo cerrarán el ciclo el 17 de diciembre continuando la iniciativa de 2018 de programar obras de inspiración navideña de Bach. Eduardo López Banzo será este año quien comande a estas fuerzas en conciertos bachianos y en la sexta de las cantatas que configuran el Oratorio de Navidad. Música festiva entre coros, trompetas y timbales para despedir una iniciativa digna de estudio y de imitación en esta ciudad tan necesitada de propuestas que procedan de la sociedad civil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios