Análisis

francisco andrés gallardo

Campos

Black Mirror se queda corta en sus distopías de celofán frente a Las Campos, el Juego de tronos de Sálvame. En realidad no llegan ni a becarias de las Kardashian. Ni a la suela de Alaska y Mario. Lo de Nueva York no tiene nombre, ufanas de su candidez garrula, con horror a las palomas, comprando bolsos de imitación. Ni fabricando situaciones Teresita y sus niñas, gente gris, tienen interés. Lo de Las Campos no debería ni haberse planteado pero Mediaset siempre tira al monte a ver si retozando por el pasapuré a sus personajes aún son capaces de generar algo de papilla de publicidad. Telecinco no anuncia cuándo retomará a María Teresa y las Borrego aunque no hace falta que reaparezcan. Les queda una visita por los manglares de Miami y un pase por el cirujano estético para lijarse lorzas por las anatomías.

Hace más de doce años que María Teresa Campos, la incólume matinal, dejó Telecinco por Antena 3 y supuso la sentencia en su antigua casa y entre una parte de la audiencia que no quiso acompañarla en su migración. Desde entonces nada volvió a ser igual para la pureta que se subió a las alzadas barbas de Hermida. Campos de España, intocable, vivió con excesiva soberbia en su cénit así que en Mediaset no temblaron cuando hubo que asediarla por los Tomates y otros tamizadores. Terelu, por ejemplo, no volvió a levantar cabeza.

La matriarca regresó con la cabeza gacha y el cheque en alto a las pantorrillas de Paolo Vasile. Tras ensayos en horas y formatos María Teresa encontró su sitio en las tardes de los fines de semana a la vez que era contertulia de lujo en Sálvame y le abrieron el melón de su reality familiar. Pero Campos ya no era aquel apellido con mayúsculas. Su salida al cabo de los años fue un tanto abrupta y a eso se le unió un ictus del que celebramos su magnífica recuperación. El propio Vasile le firmó la continuidad sin saber qué va a ser realmente de la veterana presentadora. Lo del reality con las hijas por lo pronto es indigno. Es como si la venganza contra ella estuviera aún vigente.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios