🌧️ La lluvia acaba de un plumazo con el buen tiempo en Sevilla

Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Deseando que no se añore a Setién

Condenado el cántabro, ojalá dé Serra con uno que no sea hostigado desde su llegada

Aunque nadie, o casi nadie, es imprescindible para que la vida discurra según guión, mucho me temo que en el Betis pueda llegarse a echar de menos la figura de Setién. Me conozco a mis clásicos, pocas cosas son capaces de sorprenderme en este mundo del fútbol, que ni siquiera me sorprendió demasiado la debacle barcelonista en Liverpool, pero me da en la pituitaria que en el club se puede volver a las andadas en el apartado entrenador.

Dando por sentado que Quique ha sido fagocitado por la artificiosa exigencia tan en boga, a ver qué se apuesta ahora para elegir al futuro inquilino del banquillo. Un banquillo que se ha convertido en potro de tortura para cuantos se han sentado en él con alguna excepción de cuyo nombre no quiero acordarme. Porque ¿alguien cree que defenestrado el cántabro, el que llegue no va a sentir la misma balacera que silueteó su figura desde muy poco después de llegar?

Quizá si se toma la sublime decisión de contratar a un abrazafarolas que insista en la infinita bondad de la afición y que en cada momento diga lo que dicha clientela quiere escuchar, puede sobrevivir a lo que siempre acaba con un entrenador, los malos resultados. Con el todavía entrenador del Real Betis Balompié, ni siquiera cesaron las hostilidades en tiempos de bonanza, de una bonanza casi milagrosa que, sin embargo, algunos creyeron que sería a perpetuidad.

Le deseo a mi apreciado Lorenzo Serra mano de santo a la hora de elegir al sustituto, pues se trata de beneficiar al por siempre y para siempre Real Betis Balompié. Pero le advierto que con el clima escindido que padece ahora la grada de Heliópolis, difícil será una permanencia pacífica en el banquillo bético. Y ojalá acierte el balear para dar con ese hombre que tenga la fortuna de recibir de consenso el afecto que él recibió y recibe de la afición, ese activo ahora tan dividido.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios