desde mi córner

Luis Carlos Peris

¿Pasó ya un año o sucedió ayer?

En el primer aniversario del gol de Iniesta en Sudáfrica, todo sigue tan fresco, como grabado en la memoria

PARECE que el tiempo se paró, que las manecillas del reloj del tiempo quedaron varadas en aquel 11 de julio del año de gracia de 2010 y, sobre todo, en aquel mágico minuto 116 en todos los relojes del Soccer City de Johannesburgo. Mañana hace un año y parece que todo sucedió hace nada, pues la película del España-Holanda se convirtió en la película que llevábamos soñando vivir desde la más lejana noche de los tiempos. Si ya dos veranos antes en Viena saboreábamos el fantástico aperitivo de la Eurocopa, hace un año menos un día nos emborrachábamos con el mejor vino que puede proporcionar el fútbol, ganar un Mundial.

En pleno corazón de una crisis que continúa vigorosa y con sus constantes vitales en perfecto estado, aquella victoria sirvió, entre otras cosas, para amortiguar sus efectos en la psique de un país que se echó a la calle no más pitó el final un absurdo y permisivo inglés llamado Howard Webb. Necesitaba el país un alegrón que paliase la depresión y llegó desde la bota derecha de un manchego con aspecto macilento. Tras la racial galopada con que Jesús Navas sacó al equipo de su rincón, el pase de Cesc Fábregas y la puntilla de Andrés Iniesta para que apenas quedase tiempo a nada más que para echarse a la calle o levitar, incluso, con el beso de Iker a Sara.

Quedan vigentes en el arcano propio la coz que lepropinó DeJong a Xabi, la parada aquella en que Iker salvó la noche y la historia ante Robben, el rosario de incorrecciones de los oranje reconociendo su inferioridad, la foto del abrazo arrodillados de Iker y Llorente, los saltos de júbilo de la Reina en el palco y en el vestuario, la marea humana del día siguiente en Madrid... Mañana se cumple el año de todo aquello y aunque la vida, y la crisis, sigue, está tan fresco que la impresión es que así será para siempre porque el tiempo se paró en aquel mágico minuto 116 del partido de los partidos, de la mayor satisfacción que el fútbol pudo darle a todo un país llamado España.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios