Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Sao Paulo, Luis Enrique, Carlos Alcaraz...

El fin de semana tuvo su foco en el esperpento de un Brasil-Argentina que hizo estallar la burbuja

TRANSITANDO por las distintas rutas del fin de semana hemos de convenir en que el foco fue a posarse en el minuto cinco del Brasil-Argentina, pero ocurrieron algunas cosas más, claro que sí. Por ejemplo, cómo en la alta madrugada del lunes pudimos constatar, televisión mediante, la irrupción de un chaval que ha llegado para quedarse en el mundo del tenis y que había pegado el gran aldabonazo cuarenta y ocho horas antes frente a Tsitsipas. Y la tercera pata para que el banco no se caiga es la goleada de España a la débil Georgia, uno de esos equipos que edulcoran la fase de grupos hacia una gran competición. Luis Enrique movió bastante la alineación respecto a la que cayó en Suecia y hasta se permitió echar mano de Abel Ruiz para que, por ejemplo, Iago Aspas se esté preguntando en Moaña qué es lo que está pasando para que ni siquiera esté en la lista de elegidos. Al cabo, un cuatro a cero y a seguir esperando. Engañoso líder del grupo hay que continuar rezando y a ver si Suecia se la pega con Grecia, lo que no parece muy a mano viendo la trayectoria de los helenos. Grecia sólo ha dado un nivel aceptable en aquella cita con España en Granada que Íñigo Martínez fastidió con un penalti que no venía a cuento. El equipo español se mostró muy desenvuelto en El Vivero ante Georgia, pero es que Georgia no ofrece ese mínimo de dificultades que convierten en rigurosa la prueba. Pero la noticia de cualquier primera página es la que se dio en el campo del Corinthians cuando irrumpieron en la cancha unos agentes que impidieron lo que bien pudieron evitar antes del saque inicial. Ese corredor sanitario, esa burbuja que el fútbol creía inviolable fue reventada el domingo en Sao Paulo. ¿Consecuencias? Quién sabe qué medidas tomarán FIFA y Conmebol, pero el esperpento está servido. Ah, que no se olvide, hoy de nuevo Carlos Alcaraz, ese prodigio.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios