La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Sevilla es Dodge City

Ponga título a la película de Sevilla: 'Por un puñado de euros', 'La UEFA tenía un precio', 'Solos ante el peligro'

Los aficionados a las películas del Oeste conocen bien la situación: ha llegado el ganado a la ciudad (la Dodge City o la Tombstone de Wyatt Earp por ejemplo) y los sedientos vaqueros entran al galope por las calles disparando al aire, abarrotan los saloon, se emborrachan, se lían a mascás entre ellos o con quien se les cruce -sillas volando, el caro espejo roto, uno saliendo disparado por la ventana y otro por la puerta de dos batientes- mientras las fulanas, los tahúres y los propietarios de los saloon hacen su agosto. En algunas películas la invasión se producía cada fin de semana porque los alborotadores eran los empleados de un gigantesco rancho cuyo dueño dominaba el pueblo. Cuando se oye llegar a la horda las madres corren por las calles con sus hijos de la mano buscando refugio, los tenderos echan los postigos y el sheriff, que sólo cuenta como ayudantes con un joven inexperto y un viejo borracho, saca con resignación su rifle del armero.

Algo parecido pasará hoy. Con las únicas variantes de que en vez de un puñado de vaqueros son entre 100.000 hinchas según unas fuentes y 130.000 según otras (la inmensa mayoría sin entrada porque a cada club se le han asignado sólo 10.000), y que, en vez de por el sheriff, el mozo y el viejo borracho, la ley y el orden estarán a cargo de 5.500 agentes que han de enfrentarse a lo que desde la policía se ha definido como "el reto más complicado en años".

Todo lo demás es más o menos parecido a las películas del Oeste. Las hinchadas tienen tan mala fama como los vaqueros borrachos. Los saloon harán su agosto porque se dice que los vaqueros/hinchas se dejarán más de 50 ó 60 millones de euros. La Policía será los Gary Cooper o John Wayne. Y esto alegra a las autoridades de esta desdichada ciudad pese a que en los medios nacionales se titule Tiembla Sevilla. Ya se lió en Barcelona y se puede liar en Sevilla, Sevilla espera recibir una invasión de 100.000 aficionados. Por eso todos, y el primero el alcalde, para quien esto además de una feliz lluvia de euros es "un relanzamiento para la imagen de la ciudad", están tan contentos. ¿Y qué van a hacer, si gestionan algo que en sus mejores momentos es un parque temático y en los peores un saloon por no decir algo parecido a un puticlub? La antigua copla flamenca debía ser el himno de Sevilla: "Desgraciaíto de aquel que come el pan de mano ajena…".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios