Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Suso y Canales, dos grandes supervivientes

El gadita y el montañés superaron duros trances y hoy son indiscutibles para Sevilla y para Betis

Ambos estarán hoy en el bombo de Las Rozas tras haberse quitado de encima a Leganés y Sporting con trabajo y solvencia, con responsabilidad y sentido del compromiso. Cuestiones que se agrandan cuando se comprueba el barquinazo del Real Madrid en El Collao, ese campo que fue una suerte de Huerto del Francés a caballo entre los cuarenta y los cincuenta y que antier noche recobró esa vitola con un espectacular alcoyanazo.

Conviene recordar también qué pasó en la reciente jornada que cerraba la primera manga liguera. Alavés y Celta cayeron y en ambas victorias tuvieron especial incidencia dos zurdos, Suso en Vitoria y Canales en Heliópolis. El sideral zurdazo del gaditano en Mendizorroza hizo que el Sevilla respirara, mientras que el doblete del cántabro a los vigueses fue lo que motivó que desde antier noche, el Betis y los béticos de bien vean la vida de un color más agradable.

Son dos casos dignos de estudio, y de elogio, los de estos dos futbolistas. Tras muchos contratiempos, de ánimo en Suso y físicos en Canales, puede afirmarse que el fútbol español se reencuentra con dos talentos. Al primero lo vi cierta noche en San Siro como descorazonado, como si su estancia en Milán chocase frontalmente con su sangre de la Bahía. Su fichaje en el Sevilla, y su reencuentro con Lopetegui, parecen haberle insuflado las ganas de fútbol que escaseaban.

Y de un gadita recuperado para la causa que nos ocupa, cómo ha resurgido el maltratado Sergio Canales. Con sólo una de las tres lesiones de rodilla que padeció, una legión de futbolistas se tuvieron que ir de esto. Él no sólo lo superó, sino que cuando su equipo es despojado de su calor, el resfriado es de aúpa. Cuando cayó dijimos aquí que venían muchas curvas para el Betis y con su retorno se comprobó que con Canales, la vida es más bonancible. Hoy, ambos en el bombo, suerte.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios