¡Oh, Fabio!

Luis / Sánchez-Moliní

La lista de Mirta

Alos ilustrados hispanos no les gustaba la universidad. La consideraban una rémora arcaica mangoneada por curas y frailes, definitivamente incapacitada para criar a las élites que el reino necesitaba para salir de su marasmo. Aunque después mejoró y recuperó su papel central en la vida intelectual y científica del país, siempre nos ha resultado asombrosa y conmovedora la facilidad que tiene esta institución de amparar bajo sus doctas bóvedas a todo tipo de medianías e inspectores de nubes, como sin duda deben de ser algunos de los investigadores de la Cátedra de la Memoria Histórica de la Complutense que, comandados por Mirta Núñez, se han constituido en una checa cultural que se dedica a darle el paseíllo intelectual a todos aquellos personajes del pasado que no entran dentro de sus estrechos límites mentales.

A estas alturas ya sabrán que, el pasado Miércoles de Ceniza, se filtró la lista que los lumbreras de dicha cátedra habían elaborado para acometer una depuración a fondo del callejerofranquista de Madrid. Cuando la leímos sentimos un extraño cosquilleo: Manuel Machado, Agustín de Foxá, Miguel Mihura, Cunqueiro, González Ruano, Eugenio D'Ors, Pla, Muñoz Seca, Gerardo Diego, Jardiel Poncela, Dalí... Parecía como si Mirta Núñez y sus colaboracionistas hubiesen husmeado en los anaqueles de nuestra biblioteca para elaborar su malhumorada relación de condenados. Sin embargo, la congoja fue sustituida por la carcajada cuando la lectura avanzó y apareció el gran nombre de nuestra tauromaquia: ¡Manolete!... Por este fino y perspicaz trabajo de investigación se pretendía cobrar 17.999 euros.

No se nos escapa que, simplemente, estamos ante una anécdota chusca. La propia alcaldesa Manuela Carmena, que algunas veces tiene la lucidez de una abuela juiciosa, se apresuró a aclarar que aquello era "un disparate", otro más de los que prosperan en su cabildo. Sin embargo, también es cierto que la noticia es muy ilustrativa de las manos aventureras, poco escrupulosas y aún menos documentadas en las que a veces cae la gestión de eso que llaman "memoria histórica". Precisamente, el mismo día de la filtración de dicha lista, el Parlamento de Andalucía daba luz verde a la Ley de Memoria Democrática, cuya futura aplicación nos dará con seguridad largas y soleadas tardes de gloria. Mientras tanto, nos queda el consuelo de silbar con garbo y alegría aquello de "Manolete, Manolete,/ vive ardiente/ tu recuerdo en la afición".

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios