La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Del cuando llegue al ya ha llegado

Septiembre es como la reanudación del camino tras el punto y seguido que es agosto. Cuando llegue septiembre es una especie de cita tácita, todo se deja para septiembre, septiembre es la posibilidad para el estudiante que se distrajo en junio y el clavo ardiendo para el que no sólo se distrajo sino que dio un balance catastrófico en aquellas evaluaciones. Cuando llegue septiembre fue también una película en los tempranos sesenta en la que el galán cogía en un renuncio a su amante precisamente por adelantar su presencia y no esperar a septiembre, que era lo pactado. Ya septiembre, los bebederos tan añorados en agosto abrieron y eso hace que se mire a la cruda realidad septembrina con menos prevenciones. Ya septiembre, lo peor de todo es que se acabaron las vacaciones de los políticos, esos seres que donde menos nocivos resultan es cuando están de vacaciones.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios