SORTEOS Comprueba el resultado de la Bonoloto de este miércoles

Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Lo mismo, treintaitrés años atrás

Discurría la tragedia de Anfield y se nos venía a la memoria la final del 86 en el Sánchez-Pizjuán

Treintaitrés años tenía Cristo cuando Judas lo vendió por treinta monedas y treintaitrés años se cumplían de otro 7 de mayo trágico para la gent blaugrana. Recuerdo aquel 7 de mayo de 1986 como si hubiese ocurrido ayer, desde la masiva peregrinación de culés a Sevilla para presenciar algo que se daba por hecho, la conquista de la primera Copa de Europa del Barça, lo que supondría ir acercándose a las seis que ya tenía el Madrid.

Pocas veces en la historia, una final estaba tan en el bote como aquella que enfrentaba al Barcelona con el Steaua de Bucarest. Recuerdo un almuerzo institucional en Los Lebreros en el que se celebraba el triunfo del equipo que entonces dirigía Terry Venables en el banquillo y Bernd Schuster en la yerba. Todo se daba por hecho y la imagen de Núñez, Casaus y Gaspart brindando alborozados fue a la primera página de los periódicos como la viva imagen del éxito.

Fue la última vez que vi con vida a mi estimado Álex Botines, un periodista que fue clave en la nominación de Barcelona 92 y que en esa noche triste de Nervión empezó a morirse un poco. Fue cuando se consumó el drama mediante la actuación de Ducadam en la tanda de penaltis. El portero rumano fue una pared donde fueron a estrellarse los tiradores barcelonistas ya sin Schuster en el campo y ni siquiera en el vestuario, pues el alemán se fue sin esperar a sus compañeros.

Y el dramático camino de vuelta de los cincuenta mil barcelonistas que habían viajado a Sevilla por tierra y aire. De todo ello me acordaba viendo la debacle del Barça en Anfield. Fue como la repetición de lo de Sevilla y que ya tuvo un tráiler hace un año en el Olímpico de Roma. Vender la piel del oso antes de cazarlo es un ejercicio que suele tener malas consecuencias. Malas y, a veces, muchas veces, tan funestas como fue lo de antier noche en Anfield, Liverpool, Reino Unido.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios