Cosas que pasan

Ricardo Castillejo / Rcastillejo@grupojoly.com

La mujer de piedra

CHARO era una hembra de bandera. De ésas que los hombres se vuelven a mirar admirados porque Dios haya concentrado tanta belleza en un mismo cuerpo. Rubia, de mirada felina y sonrisa perfecta, la naturaleza le regaló, además, un coeficiente intelectual muy por encima del resto de los humanos con lo que, en su caso, todos los prejuicios eran vanos. Sin obtener de la meca del cine los frutos que ella pretendía -pues se dedicaba al muy honroso arte de la interpretación-, un buen día decidió dejar al aire su semilla y, con un simple cruce de piernas, entró flechada en la historia de la gran pantalla. Un logro conseguido… por su "instinto básico".

A partir de entonces, Charito participó en algunos metrajes de cierto renombre pero, ni lograba ser totalmente aclamada como actriz, ni tampoco, por otro lado, el éxito le acompañaba sentimentalmente. Eso no le impidió contraer matrimonio y hasta adoptar a un niño cuya custodia, tras separarse de su marido, perdiera por tan macabros procedimientos como haber querido inyectarle al pequeño bótox en los pies para que no le olieran.

Empeñada en mantener su elevado nivel de vida, esta "mujer de piedra" -por lo duro de sus sentimientos y por su pétreo rostro frente al paso del tiempo-, comenzó a ser reclamada por algunas firmas de cosméticos desde donde, ya que los directores de películas se habían ido olvidando de su persona, le pidieron interpretar el papel de estupenda señora de cincuenta años que, gracias a las cremas de las que sería imagen, prolongaría hasta el infinito su juventud. Y así de divina comenzó a realizar giras mundiales donde, ante cualquier otro mérito profesional, todos la aclamaban por lo bien que había sabido envejecer.

Poco a poco, nuestra protagonista quedó recluida en su mansión, alejada del mundanal ruido y presa, ella misma, de cualquier novedoso tratamiento estético que le permitiera contemplar en el espejo más a la que fue que a la que era: una de tantas perfectas inquilinas para residir en Sunset Boulevard.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios