La ciudad y los días

carlos / colón

¿Qué hay de nuevo, viejo?

EL mayor misterio de la política española, digno de ser investigado de una parte por Iker Jiménez y de otra por una fusión de los equipos del Washington Post y el New York Times, es cuánto le pagan los socialistas a los populares por hacerles las más eficaces campañas electorales que se conozcan. Con la astucia suprema de que, al tratarse supuestamente de la oposición, nadie sospecha que la campaña electoral del PSOE-A la planifica y la lleva a cabo el PP andaluz, a veces con refuerzos madrileños o extremeños. Anda Susana, dínoslo: ¿Cuánto os cuesta tener esta fabulosa agencia de imagen? ¿A quién se le ocurrió disfrazar de oposición a los estrategas de las campañas de vuestro partido? Anda Juanma, anda Monago, decídnoslo: ¿a qué genio de la publicidad se le ocurrió lo de los dibujitos extremeños y andaluces que tantos votos procuran a Susana?

Porque la cosa tiene miga y no es tan simple como parece. No solo se trata de identificar los dibujitos como obra del PP poniendo sus siglas. Eso lo hace cualquiera. Lo sofisticado, hasta casi lo genial, es hacer unos dibujitos tan toscos y con tan poca gracia que nadie pueda dudar de su autoría popular. Tienen el aire forzado de la derecha cuando quiere ponerse moderna y de su malaje cuando quiere ponerse graciosa. Como Rajoy haciendo de Chiquito de la Calzada o Wert contando chistes por bulerías al modo de Pepito El Caja. La cuestión está tan estudiada que el trazo andaluz es más ligero y gracioso, porque esta es la tierra de la grasia y el salero, mientras que el extremeño es más tosco como corresponde a la severidad de aquellas tierras. Sutiles que son.

En lo que se han equivocado es en lo de lanzar el vídeo andaluz a continuación del extremeño. Hombre, no; estas cosas hay que dosificarlas. Se nota demasiado que desde el PP están agobiados pensando que Susana no saque mayoría absoluta. En parte -tesis conspiranoica- porque para eso están infiltrados los agentes de la campaña de Susana en el PP, si no es que todo el PP es sólo la fachada de su agencia de imagen. En parte -tesis quinteriana de la sangre gorda- porque al PP le aterraría eso de gobernar, que debe ser muy pesao y aburrío, sintiéndose tan cómodo en oposición. Al fin y al cabo llevan 30 años en ella y ahí siguen, tan felices y lustrosos. Andalucía desmiente la frase de Andreotti: "el poder desgasta… a quien no lo tiene". No es el caso del PP. Vean lo hermosos que están todos.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios