La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

El yunque y la pluma

Canal Sur demuestra hasta qué punto el PSOE abdicó de su histórico compromiso educativo y cultural

En su artículo Canal Sur no es la nuestra al compañero José Aguilar se le puso cuerpo de Bardem cuando en las Conversaciones de Salamanca, allá por 1955, largó su famosa sentencia: "El cine español es políticamente ineficaz, socialmente falso, intelectualmente ínfimo, estéticamente nulo e industrialmente raquítico". Como años después puntualizó Saura y confirmó la historia, se equivocaba: las listas más fiables coinciden en que de las 15 mejores películas de la historia del cine español, 13 fueron rodadas bajo la dictadura (también contra ella) entre 1944 y 1973 -La torre de los siete jorobados, Surcos, Muerte de un ciclista, Calle Mayor, El cebo, El cochecito, Viridiana, Bienvenido Mr. Marshall, Plácido, El verdugo, El extraño viaje, La caza, El espíritu de la colmena- y solo una al inicio de la Transición (El desencanto) y otra en plena democracia (El sur).

Bardem se equivocó porque estaba condicionado por las circunstancias de la dictadura, pero José Aguilar ha acertado porque estamos en democracia y nada, salvo el partidismo estabulado, distorsiona el independiente y objetivo juicio sobre las cosas: "Canal Sur es políticamente sectaria, intelectualmente ínfima, socialmente conservadora y estéticamente nula". Añadiendo: "Su programación se orienta hacia los sectores sociales rurales, de mayor edad y menos nivel educativo. Los más fieles votantes del PSOE". Esto lo constata todo aquel que siga sus emisiones sin acatar la Ley Campoamor: "...nada es verdad ni mentira / todo es según el color / del cristal con que se mira".

Además de su penoso tono agro-folclo-propagandístico que incumple los fines informativos, culturales y divulgativos de una televisión pública -cosa que hacen todas, con independencia de quien gobierne- y de ser el retrato de Dorian Gray que muestra el rostro más realista y menos grato del PSOE que abdicó de su histórico compromiso educativo y cultural (el símbolo socialista abandonado del yunque, la pluma y el libro que representaba la unión de trabajo, cultura y educación), Canal Sur sigue sin adaptar su consejo de administración a la representación parlamentaria tras las elecciones de 2015 y sin designar nuevo director general. Como escribía ayer otro compañero, Marqués Perales, ni Podemos ni Ciudadanos tienen vocales en un Consejo caducado hace tres años. En este país, está claro, la única BBC es la del Real Madrid.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios