Equipamientos Así será el nuevo centro cívico de Los Bermejales

Malas cifras para comenzar septiembre

Con las tasas de incidencia de nuevos positivos, ninguna comunidad habría superado la fase 3 de la desescalada

Aunque los servicios de salud de las comunidades autónomas han multiplicado la capacidad para diagnosticar, el creciente número de nuevos casos de Covid-19 que se detectan de un día a otro no llama, precisamente, a la tranquilidad. Es cierto que ahora se están detectando el 70% de los casos reales, cuando en abril sólo se llegaba al 10%, y que la letalidad ha caído en picado, precisamente por el alto volumen de infectados en relación con los fallecidos. Pero con las tasas actuales de incidencia de los nuevos positivos ninguna comunidad habría superado la fase 3 de la desescalada. En España se sobrepasan los 70 casos por cada 100.000 habitantes y en Andalucía se está por encima del 24%. Lo que se viene observando es que las medidas que se están adoptando no revierten la velocidad del contagio. Sí, se detectan brotes, se controlan y muchos de ellos se extinguen, pero cada día hay más, de ahí que entendamos que las administraciones sanitarias tienen que aprobar otro tipo de restricciones y someterlas a un control de eficacia. Así es como se funcionó durante los peores meses de la pandemia, mediante una dinámica de ensayo y error. Andalucía está reportando hasta 300 nuevos casos diarios y hay provincias, como Almería, con una evolución preocupante; más si se piensa que fue uno de los territorios donde menos contagio hubo en primavera. Si entendemos que es preciso aplicar otras medidas, realistas pero eficaces, es porque quedan muchos meses antes de que la vacuna se socialice. Cuando llegue el mes de septiembre, aumentarán los contactos, debido a la vuelta a las aulas y a los lugares de trabajo. Y no tenemos buenas cifras para ello, sino todo lo contrario. Sabemos que el origen de los focos está en tres tipos de actividades, y por este orden: fiestas familiares y sociales, trabajos agrícolas ligados a temporeros y ocio nocturno. Hay que actuar sobre los tres, porque, si no es así, regresaremos a unas restricciones que ahora serían más dramáticas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios